Purificador de Aire Familiar. OzonoHogar

Cómo afecta la astenia primaveral al estado físico y mental de una persona

La astenia primaveral es un trastorno que aparece con el cambio de la estación de invierno a primavera y que es más frecuente entre las mujeres que entre los hombres con edades comprendidas entre los 30 y los 40 años. Este tipo de trastorno llega a producirse cuando el cuerpo no puede adaptarse debidamente a los cambios climáticos de la nueva estación consiguiendo alterar los biorritmos de cualquier persona y que aunque puede suceder durante todo el año, tiene mayor repercusión al llegar la primavera.

Los síntomas más característicos son una irritabilidad acentuada, una bajada de la tensión arterial, dolores de cabeza, debilidad muscular, inapetencia, cansancio extremo, apatía e incluso pérdida de pelo.

Para mantener un buen estado de los neurotransmisores del cerebro encargados del buen funcionamiento de éste, es importante mantener una dieta equilibrada y sana que consiga aportar todos los nutrientes necesarios a nuestro organismo.

Para mejorar el estado de ánimo es necesario la ingestión de alimentos ricos en un aminoácido conocido como triptófano y que se encuentra en los huevos, la leche, la piña, el aguacate, los cereales integrales, las carnes  y los pescados, por lo que no ingerir de una manera adecuada este tipo de alimentos puede llegar a agravar los síntomas de la astenia primaveral. Además es aconsejable el consumo de hidratos de carbono, de vitamina B6, que se encuentra en los frutos secos, las legumbres y la levadura de cerveza, de vitaminas A y C, ya que la ausencia de éstas puede llegar a originar un estrés oxidativo y por supuesto los omega 3 y omega 6, sin olvidarnos del hierro cuya ausencia provoca mareos, falta de concentración y cansancio.

La astenia primaveral puede llegar acompañada también de síntomas de tipo alérgico debido al exceso de polen y polvo que se produce mayoritariamente durante esta estación del año y que se caracterizan por picores en los ojos, nariz y garganta, así como un moqueo y lagrimeo constante. Para aliviar todos estos síntomas, aparte de llevar la alimentación recomendada anteriormente, se puede echar mano de un purificador de aire que colocaremos en los lugares cerrados donde nos encontremos habitualmente y que consiguen eliminar de una manera natural y completamente saludable, cualquier tipo de sustancia de tipo alérgico que se encuentre en el ambiente, con lo que se obtendrá un aire mucho más limpio y fácil de respirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *