Reciclaje de agua en industrias con generadores de ozono

Las industrias generan aguas residuales que pueden reciclarse para volver a utilizarse en los mismos o en otros procesos productivos. El tratamiento de estas aguas tóxicas con generadores de ozono puede lograr este pequeño gran milagro medioambiental de una doble eficiencia tanto económica como ecológica.

El reciclaje del agua tiene muchas caras y matices dependiendo de las diferentes industrias. Una papelera, una embotelladora o una industria textil, por ejemplo, pueden reciclar sus aguas residuales mediante técnicas de tratamiento en las que intervenga el ozono y la osmosis inversa. Por contra, una industria avícola renovaría sus aguas de forma adecuada con métodos de filtración del agua combinados con el ozono.

Generadores de ozono para aguaIgualmente, las industrias que generen agua contaminada con aceites disueltos pueden eliminar la presencia oleosa en el agua haciendo uso conjunto de varias tecnologías como el ozono, o los rayos ultravioletas.

La reutilización del agua para riego agrícola u otros usos externos resulta compatible con poder hacerlo también dentro del mismo entorno. Sirvan de ejemplo el uso de las aguas superficiales y subterráneas en torres refrigeradoras de recirculación abierta o, en un sector muy distinto como es la esterilización del agua y reciclaje en la horticultura de invernadero. En ambos casos sería idóneo el uso de ozonizadores.

Reutilizar las aguas residuales recicladas supone un ahorro de costos económicos y medioambientales. Dependiendo del destino que éstas tengan se las someterá a unos u otros sistemas purificadores del agua. En general, las aguas que han de volver a verterse en la naturaleza recibirán un tratamiento menos exigente que las que vayan destinadas a su reutilización, pero todo depende de cada caso particular.

Además, en su costo también influirá la ubicación de la planta donde vaya a tratarse. Muy a menudo, la reutilización externa ha de estar próxima al lugar donde se vaya a utilizar de nuevo para resultar competitiva, encareciendo costes. Por contra, la reutilización en el mismo lugar donde se produce permite el reciclaje in situ, abaratando y facilitando el proceso.

En cualquier caso, luego de reciclarse las aguas deben ser claras, incoloras e inodoras, y en la eliminación de turbiedad y esterilización el ozono resulta el método más fiable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *