Generadores de ozono para el agua del hogar

En nuestro hogar utilizamos el agua para usos tan distintos como beber, cuidar la higiene personal, lavar, realizar la limpieza de la casa, regar, llenar la piscina, un pequeño estanque o, por ejemplo, un acuario. En todos estos casos, la tecnología del ozono puede ayudarnos mediante generadores a mejorar su calidad y eficacia para sacarle el mejor partido.

Los ozonizadores domésticos para el tratamiento de agua, así como los de doble función de aire y agua, purifican el agua del grifo para mejorar su calidad. Para, en suma, garantizarnos un consumo seguro, como si se tratara de agua embotellada. Su uso mediante aparatos murales, portátiles o adaptados al grifo es interesante incluso en aguas adecuadamente potabilizadas, ya que éstas pueden contaminarse durante el trayecto que las distribuye hasta las casas y, aunque así no fuera, mejoran sus características organolépticas (olor, color y sabor).

Asimismo, esta agua puede utilizarse para lavar la vajilla o ropa a mano y hacer la limpieza de la casa, así como lavar los alimentos, ayudando a conservarlos durante más tiempo. Esta agua actuará como un gran purificador, logrará esterilizar todo aquello que entre en contacto con el ozono, de forma inocua y sin dejar residuos.

El agua ozonizada utilizada para nuestro aseo personal (lavar los dientes, los pies, duchas, baños) puede generarlo un ozonizador específico adaptado a la misma ducha, siendo eficaz también para la prevención.

Reciclar el agua utilizada también es posible con el uso de generadores de aire, que purifican aguas grises para poder utilizarse en el llenado de piscinas o el riego. Para lograrlo utilizaremos equipos de ozono diseñados para cubrir nuestras necesidades, en función de la calidad del agua y de los usos posteriores que deseemos darle. Recordemos aquí que la reutilización de aguas requiere de una infraestructura que debe preverse antes de construirse la casa o deberán realizares obras antes de instalarse los generadores de ozono.

En todos los casos, el agua ozonizada ha de producirse en el mismo momento de su utilización, pues sus efectos no duran más de veinticinco minutos. Se trata de un efecto efímero pero de poderosos resultados, del que nos beneficiamos gracias a la oxidación desinfectante provocada, capaz de eliminar la dañina materia orgánica e inorgánica presente en ambientes y en superficies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *