Requisitos para que un agua sea reciclable con ozono

Un tratamiento de purificación del agua con generadores de ozono puede obtener resultados realmente sorprendentes, pero no todas las aguas son reciclables.

Reciclar agua no siempre es una decisión de ahorro de gastos y reducción de impacto ambiental. En ocasiones, el agua no puede reciclarse por cuestiones que van más allá de estas motivaciones, y su reciclaje resulta imposible o bien se desaconseja.

¿Qué aguas son susceptibles de reciclaje? Los tratamientos para el agua residual comienza con el análisis previo de las aguas para determinar el nivel de polución y la viabilidad del proyecto.

En este punto inicial se decide la conveniencia de su regeneración y, en caso de resultar afirmativa, se diseñan las etapas y se eligen las tecnologías idóneas para cada una de las fases de su purificación.

Para resultar viable el proyecto el agua ha de cumplir dos condiciones fundamentales, como son no sufrir modificaciones durante su uso o a lo largo del proceso productivo que impidan su regeneración o acaben convirtiendo su desinfección en algo inviable.

La imposibilidad de reciclaje puede venir por la previsión de una falta de eficacia del tratamiento por distintas razones de peso (en este aspecto el uso de ozonizadores puede ser una solución sólo o combinado con otros métodos, como los filtros purificadores) o, por ejemplo, por la formación de subproductos tóxicos incompatibles con el uso que se le pensaba dar una vez reciclada.

Igualmente, el proceso no debe volverse incontrolable y ser lo más automatizado posible, de fácil instalación y el resultado debe mejorar las características microbiológicas del agua de forma sustancial. Asimismo, el agua reciclada debe suponer un buen porcentaje con respecto al agua no reciclada inicial, y nunca ser menor de un 50 por ciento.

Todos estos son sólo algunos de los requisitos más importantes que siempre hay que considerar a la hora de valorar la conveniencia de reciclar un agua determinada, ya sea de origen urbano, profesional o industrial. Lógicamente, en ocasiones puede darse el caso de resultar viable para un uso que no se tenía previsto, y ello determinar finalmente una negativa o, finalmente, la realización de un reciclaje distinto con otros fines. Una posibilidad es la renuncia a un uso interno y optar por utilizar la purificación del agua para su reinserción a la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *