Purificador de aire para asmáticos

Eliminar malos olores en la oficina

En nuestro lugar de trabajo también podemos beneficiarnos de las propiedades desodorizantes del ozono. El poder de desinfección de este gas natural nos proporciona un ambiente libre de olores, más oxigenado y saludable.

Las oficinas suelen ser lugares concurridos, donde se acumulan los microbios y suelen producirse numerosos contagios de distinta índole, en una atmósfera a menudo contaminada con malos olores y una deficiente calidad del aire. 

Lamentablemente, éste es el panorama habitual incluso en oficinas donde se limpia de forma regular, incluso intensa. Ello es consecuencia de la actividad desarrollada en un lugar caracterizado por la concentración humana, y a menudo puede serlo también por la existencia de problemas de infraestructuras e instalaciones (el síndrome del edificio enfermo).

Por supuesto, la limpieza es la clave para eliminar estos problemas, pero no siempre es posible realizarla del modo adecuado en los diferentes entornos laborales. ¿Cómo solucionarlo? El ozono es un arma infalible para la desinfección ambiental y la higienización de superficies, perfecto para desodorizar espacios como son las oficinas.

La limpieza de los aseos utilizados por numerosas personas ha de hacerse con agua ozonizada para esterilizar y mantener a raya olores indeseables. La instalación mural de equipos de ozono de aire permitirá, por otra parte, el uso del aseo sin molestos olores tan a menudo como se necesite.

En las áreas de trabajo o de comida, la limpieza con agua ozonizada y los purificadores de aire y los ozonizadores ayudarán a neutralizar los distintos olores, minimizando los problemas respiratorios, los contagios e infecciones por virus, bacterias y las alergias a distintos elementos presentes en el aire.

Igualmente, en ocasiones el aire acondicionado puede emitir un olor pestilente que los generadores de ozono pueden evitar con una limpieza de los conductos del mismo. Este tratamiento evita también la propagación de bacterias peligrosas para nuestra salud.

El rendimiento y la sensación de confort también aumentan en una atmósfera limpia, purificada, ionizada, sin olores desagradables. La fatiga mental disminuye y la mente se despeja, produciéndose un bienestar físico y psicológico.

El tratamiento con ozono, en suma, nos proporcionará un ambiente en el que dará gusto estar y respirar, idóneo para trabajar, protegiendo a la par nuestra salud y el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *