Desinfección de tejidos con generadores de ozono

La utilización de grandes cantidades de agua durante su proceso de fabricación convierte a la industria textil en un gran contaminador. Una circunstancia que hace del ozono su gran aliado para minimizar el impacto ambiental producido.

La conveniencia de su utilización depende de la biodegradabilidad de los efluentes que se generen en el tintado o en otras fases de la fabricación. El uso de generadores de ozono que purifiquen las aguas contaminadas será conveniente, sobre todo, en casos de aguas residuales no biodegradables.

Por lo tanto, el análisis de la composición del agua polucionada indicará si los ozonizadores puede ayudar a su desinfección o si, por lo contrario, serían adecuados otros tratamientos de agua, como los denominados biológicos.

En general, las industrias del sector suelen emitir efluentes con alto contenido de tintes, tensioactivos y aditivos, por lo que los generadores de ozono pueden hacer una buen papel en la reducción del color y olores del agua.

En los procesos de lavado industrial, el ozonizar agua también resulta útil. Por ser inocuo, su uso protege el medio ambiente y normalmente también puede realizarse en presencia de personas.

Sus ventajas a la hora de limpiar son bien conocidas: aumenta el efecto limpiador de los detergentes y el resultado de los suavizantes, así como su blanqueamiento y actúa con agua fría, sin necesidad de usar altas temperaturas ni tratamientos de vapor.

Los equipos de ozono también reducen la cantidad de agua utilizada en las lavanderías profesionales, pues se requieren menos fases de  lavado que con agua no ozonizada. La apertura de las fibras de los tejidos, por otro lado, ofrece una mayor eficacia a la hora de centrifugar. Y, sobre todo, se logra una desodorización e higienización superiores, que acaba con malos olores, bacterias y agentes patógenos. Una esterilización que no sólo resulta inofensiva para la salud de los trabajadores y de los usuarios, sino que además cuida la piel con efectos hipoalergénicos.

Las lavanderías ozonizadas, de este modo, consiguen textiles más blancos, y colores más intensos, así como prendas más suaves y esponjosas. El uso de agua fría, que deteriora las prendas menos que la caliente, también ayuda a conseguir estos magníficos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *