usos de aguas residuales

Usos de las aguas residuales tratadas con ozono

Son múltiples los usos que pueden dárseles a las aguas residuales tratadas con ozono. Desde el reciclaje de aguas doméstico o profesional hasta la reutilización industrial, pasando por la potabilización del agua para consumo humano.

Además de la consabida potabilización, en el ámbito doméstico o empresarial el uso del agua reciclada en la que intervienen procesos de desinfección con ozono tiene numerosas posibilidades que ahorran agua, dinero y significan un gesto verde de gran valor. En ambos casos el agua suele proceder del mismo lugar donde se consume de nuevo, por lo que se precisan infraestructuras en la construcción de la vivienda o del edificio para el tratamiento del agua en circuitos distintos las aguas grises y las negras.

Los usos varían según las necesidades y la calidad del agua conseguida, si bien suelen ser aguas pluviales o recicladas de uso propio. Utilizar el agua de lluvia para regar o el agua de aseo para hacer la colada, para la limpieza general o del coche son algunos ejemplos comunes.

En el ámbito municipal, las aguas recicladas suelen tener fines de limpieza de calles, mantenimiento de parques, jardines, piscinas y otros fines recreativos.

La agricultura tiene un gran recurso en el uso de efluentes para el riego de sus cultivos. Son aguas tratadas que suelen provenir de usos domésticos y de industrias. Si bien está extendida la costumbre de no tratar el agua para aprovechar las sustancias fertilizantes, siempre se recomienda hacerlo para evitar problemas sanitarios.

También son interesantes las aplicaciones municipales relacionadas con el riego de bosques, campos de golf y zonas verdes públicas o para la creación de lagos artificiales.

La refrigeración industrial es otro de sus usos más extendidos. Ello responde a una escasez de agua como recurso disponible y a una gran demanda para procesos distintos que se enmarcan en este apartado, como la producción de electricidad, la siderurgia o la petroquímica.

Más habitual en el terreno industrial es la utilización de agua reciclada con ozono para el procesamiento de alimentos, sobre todo en actividades como el lavado de materias primas, productos acabados o tareas de limpieza de mantenimiento.

La reutilización del agua para la producción de biomasa, para el calentamiento de sistemas y el transporte son otras reutilizaciones menos conocidas del agua tratada con generadores de ozono. Gracias a la versatilidad del ozono, se puede programar el nivel de desinfección que deseamos en función del uso que vaya a dársele al agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *