Agua ozonizada

Generadores de ozono en la producción de bebidas

Entre sus muchas aplicaciones benéficiosas para la salud, el ozono esteriliza el agua y la hace idónea para la producción de bebidas de todo tipo.

El ozono es un gas natural totalmente inofensivo para la salud humana utilizado en las dosis adecuadas, y su poder germicida acaba con las bacterias y demás microorganismos sin dejar rastro de ningún tipo. Así, el ozono constituye un desinfectante perfecto para esterilizar el agua antes del embotellado.

Si bien su esterilidad dura un máximo de ocho semanas, por lo que entre el embotellado y el consumo no ha de transcurrir más tiempo, este pequeño inconveniente es superado con creces por su actuación segura, inocua y poco laboriosa a la hora de tratar el agua embotellada.

De hecho, el ozono se usa ampliamente para potabilizar el agua utilizada en la fabricación de las bebidas refrescantes.

El bajo coste de los equipos de desinfección y su fácil mantenimiento han hecho de esta solución muy interesante para tratar el agua para bebida. Actualmente, el ozono puede considerarse como un método estándar de desinfección en numerosas envasadoras.

Como bactericida, el ozono cumple un papel fundamental en el procesamiento del producto con higiene y seguridad: éste puede añadirse en el momento de tratar el agua, sin más, y continuar después con todo el proceso

Una ventaja añadida de este uso del ozono en el agua es la higienización general que se aprecia en la planta en general, reduciéndose el potencial bacteriológico a lo largo de todo el proceso de producción, especialmente en aguas no cloradas.

Otros efectos del ozono que pueden mejorar y abaratar la fase productiva es su doble capacidad de reducir algunos trihalometanos a dióxido de carbono (CO2) y cloruro de hidrógeno (HCI), así como los caros sistemas de carbón activado propios del tratamiento de agua típico de bebidas blandas.

En cualquier caso, la adecuada dosificación del ozono en el momento del llenado es determinante para unos resultados satisfactorios. Si la dosis es excesiva, por ejemplo, las bacterias de plástico podrían desarrollar un regusto posterior. Al contrario, si el nivel es bajo, las esporas de las bacterias no acabarán de eliminarse.

Por último, la ozonización del agua también tiene utilidad en el enjuague, limpieza y desinfección de botelas, de la maquinaria y resto del equipamiento. Junto a materias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *