Generadores de ozono en la industria pesquera y conservera

Independientemente de los métodos de envasado, de la materia prima y de los distintos tratamientos de conservación empleados en las industrias pesqueras y conserveras de pescado, el ozono constituye un desinfectante que soluciona los diferentes problemas de contaminación microbiológica.

La tecnología del ozono garantiza una seguridad alimentaria dentro de la legislación vigente hacia los principales indicadores microbianos del sector (aerobios mesófilos totales, enterobacterias, coliformes totales, salmueras, E. coli, y Salmonella) tanto en el alimento como en el agua y en las instalaciones.

Su uso frena y evita su deterioro a consecuencia de la proliferación de bacterias patógenas, virus, biotoxinas o parásitos sin necesidad de utilizar productos químicos que puedan perjudicar la salud humana y la calidad del producto final. 

Entre otros métodos de almacenaje, la industria de elaboración de pescado requiere el uso de cámaras frigorificas, así como diversas técnicas de elaboración que suelen incluir descabezamiento, visceración, fileteado y cocción, así como un empaquetado de los productos terminados a granel, en latas o, por ejemplo, en contenedores refrigerados.

Todas estas operaciones, por dispares que sean han de realizarse asegurando la calidad microbiológica del alimento hasta llegar en perfecto estado a su última fase, en la que debe estar en óptimas condiciones para el consumo humano, ya sea en un establecimiento hostelero o en el entorno doméstico.

Concretamente, la transformación de pescado en un producto apto para el consumo humano obliga a combatir la proliferación de microorganismos en los puntos críticos definidos en los sistemas preventivos de los APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) de las industrias del sector.

Desinfectar y controlar ambientes, espacios, maquinaria, herramientas, así como el mismo producto es el objetivo de la tecnología del ozono, especializada en erradicar problemas de contaminación microbiológica en los puntos críticos de la industria pesquera y conservera, tales como:

-Desinfecta continuada de las conducciones de los sistemas de refrigeración (eliminación de bacterias, hongos, virus y esporas.)

-Destruye de los contaminantes químicos depositados en las tuberías de conducción de aire y de agua.

-Destruye de los contaminantes químicos ambientales y del agua que deterioran las características organolépticas (causante de olores y sabores) del producto mediante, por ejemplo, los cañones de ozono -luz ultravioleta y ozono-, generadores de ozono o esterilizadores de cuchillos y demás herramientas de trabajo.

Desinfección con ozono del agua de proceso y de los locales , así como de las superficies de trabajo con el uso de agua ozonizada en las operaciones de aclarado final.

-Desinfección de las aguas de proceso y de los locales de trabajo (destrucción de microorganismos varios) para redundar en la higiene de los alimentos.

– Desinfección de las superficies de trabajo, con la utilización de agua ozonizada en las operaciones de aclarado final en los protocolos de limpieza y desinfección.

El objetivo final de todas estas operaciones es la limpieza alimentaria a través de la desinfección de alimentos y la ozonización del agua como limpiador de superficies y utensilios con gran poder germicida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *