Generadores de ozono para el sector agrícola

Generadores de ozono en cultivos hidropónicos

El ozono disuelto en agua es de vital importancia para asegurar el éxito de un cultivo hidropónico con total seguridad agroalimentaria. Su poder desinfectante e inocuo garantiza una mayor y mejor producción a través de un un tratamiento ecológico con un mínimo costo, mantenimiento y consumo.

La hidroponía (en griego clásico hidro=agua y ponos=trabajo) es un método utilizado para cultivar plantas que prescinde de la tierra, sustituyéndola por sustratos consistentes en soluciones minerales nutritivas. Es muy habitual su sustitución por agua a la que se incorporan nutrientes.

Hablamos de una técnica de cultivo moderna que muchos consideran revolucionaria por el aprovechamiento de recursos que permite, pero que precisa un estricto control de la luz y un paralelo análisis de las aguas nutritivas que circulan en cantidades controladas.

En el mercado hay disponibles distintos generadores de ozono para aplicar ozono a un cultivo hidropónico, todos ellos con el objetivo de garantizar las condiciones higiénico sanitarias del agua utilizada.

Sin duda, las mejores perspectivas pueden venirse abajo si el agua está contaminada con microorganismos peligrosos para nuestra salud. Este es, precisamente, el caballo de batalla del ozono: purificar la solución acuosa de forma inocua, sin necesidad de añadir peligrosos y costosos productos químicos.

Además de eliminar los microorganismos presentes en el agua, son muchas las ventajas que obtenemos gracias a la desinfección con ozono: oxigena las raíces, previene la aparición de mohos y hongos, mejora el aspecto, sabor, aumenta el tamaño de las plantas y reduce el tiemop entre plantación y cosecha. Logramos, en suma, la desinfección de los vegetales durante su cultivo mediante la ozonización del agua.

Todas estas ventajas tienen un valor añadido tratándose de cultivos hidropónicos, pues el agua utilizada en los mismos suele adolecer de varior problemas, como un oxigeno escaso, presencia de algas, así como altos niveles de ph, H2S y de contaminación microbiológica.

El uso del ozono en el agua utilizada en estos cultivos, por lo tanto, no sólo resulta beneficioso para el cultivo, sino que además acaba con los típicos inconvenientes que suele padecer esta novedosa técnica agrícola.

En todos los casos, ha de hacerse con un buen control de las dosis aplicadas y se precisa de un continuado trabajo por parte de los generadores de ozono para el logro de la calidad alimentaria idónea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *