Generadores de ozono en la cría de animales

El uso del ozono en la cría de animales de granja permite un aumento de la productividad y del bienestar de las distintas especies.

Las propiedades oxidantes de los ozonizadores lo convierten en un desinfectante idóneo para la cría de cualquier especie por sus propiedades desodorizantes y germicidas sin provocar efectos secundarios dañinos ni para el animal ni para el posterior consumo humano.

Con su uso como desinfectante de ambientes y disuelto en el agua se logra una mayor oxigenación de los lugares de cría y también una atmósfera más saludable para el bienestar animal.

Así, la ionización y la mayor higiene mejoran el ambiente de cría en toda clase de animales (pollos, terneros, cerdos, pájaros, conejos…) de cría intensiva. Especialmente se aprecia en los establos donde los animales se encuentran concentrados, compartiendo espacio ejemplares de distinto sexo y edades, lo cual puede dificultar la convivencia.

Como principales beneficios de los generadores de ozono en establos y demás espacios cerrados podemos citar la desaparición de olores a amoniaco y metano propios de los excrementos, una mejor digestión. Ello redunda en un mayor rendimiento de la alimentación y en una menor mortandad por virus y demás patologías bacteriológicas, mejorando la higiene y seguridad alimentarias.

Lógicamente, el animal también disminuye su sensación de estrés al encontrarse en lugares desodorizados, esterilizados y más oxigenados, especialmente en locales de cría.

En general, como consecuencia de estas mejoras, también se alcanzan mayores pesos de sacrificio y animales más sanos, sin tanta necesidad de medicación antibiótica.

En concreto, la tecnología del ozono protege a los animales frente a casos de peste y epidemias de todo tipo. En caso de contagiarse algunos ejemplares, la desinfección permanente de las naves con ozono ambiental y para el lavado de las instalaciones evita también la difusión de la enfermedad.

La ozonización del agua de bebida también es beneficioso para el animal, no sólo por el control microbiológico del agua sino también por su más equilibrada composición.

El alimento en forma de piensos y harinas puede presentar mohos y diferentes microorganismos por una mala conservación o almancenaje. En estas situaciones, el ozono también puede ayudar gracias a su poder fungicida y desinfectante, que aplicaríamos en almacenes o silos para una mayor.

Igualmente, la limpieza de las instalaciones (equipos, comederos, habitáculos etc.)con agua ozonizada logra resultados que potencian la desinfección ambiental, y lo hacen sin dañar el medio ambiente. De nuevo, como ocurre con cualquier medida higiénica e inofensiva para el animal, el resultado será apreciable en la calidad alimentaria del producto final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *