Generador de Agua y Aire para bebés

Beneficios de los purificadores de aire en los bebés

Los bebés pueden beneficiarse de las ventajas del los purificadores de aire en el entorno del hogar de forma sencilla y eficaz. Algunas de sus aplicaciones se refieren a aspectos tan importantes para su cuidado como el baño, la calidad del aire o la esterilización de chupetes y biberones.

Al margen de sus increíbles propiedades terapéuticas de aplicación pediátrica, también en casa podemos hacer uso de generadores de ozono y purificadores de aire para mejorar la calidad de vida y la salud de los más pequeños.

Utilicemos el ozono para desinfectar biberones, chupetes, juguetes y demás accesorios infantiles que el niño se lleva a la boca. Su eficacia y seguridad nos garantiza una higiene máxima en tan sólo unos minutos.

Tengamos toda la tranquilidad del mundo si utilizamos equipos recomendados por fabricantes y demás expertos que nos garanticen la ausencia de efectos secundarios.

El ozono es un potente desodorizante gracias a su poder germicida, actuando de forma inocua a consecuencia de su capacidad oxidante. Precisamente, el ser un gas inestable -es decir, al tener tendencia en convertirse en una molécula de oxígeno-, es loque le da ese gran potencial de oxidación. Resultado: limpia toda materia orgánica e inorgánica con la que entra en contacto y su acción no deja olores ni restos químicos ni supone un peligro para la salud. Aunque es importante recordar que no debe utilizarse un generador de ozono en presencia de bebés y niños.

Si utilizamos purificadores de aire conseguiremos purificar, oxigenar la atmósfera de toda la casa o de las habitaciones que elijamos. Obtendremos un ambiente sano para toda la familia, y también para el bebé gracias a la eliminación de microorganismos, gérmenes y bacterias presentes en el aire.

Igualmente, podemos acabar con los agentes patógenos en un sinfín de superficies haciendo uso de los ozonizadores de agua: el baño del bebé con agua ozonizada calmará irritaciones dérmicas, mimará toda su piel y lo limpiará de forma más profunda sin necesidad de jabones desinfectantes que puedan resultarle agresivos.

El procedimiento es igualmente sencillo con los restantes dispositivos que puedan sernos útiles para el cuidado de nuestro bebé, sobre todo a la hora de higienizar sus accesorios. En esta tarea, la ozonización del agua es la solución perfecta. Basta con limpiar el objeto con ozono disuelto en agua o con seguir las indicaciones de equipos específicos, como es el caso de dispositivos diseñados para usos concretos, por ejemplo el ozonizador de chupetes o el ozonizador de biberones, ambos portátiles.

Otras ideas interesantes son lavar su ropita con agua ozonizada para una colada más blanca, suave e hipoalergénica, el uso del agua ozonizada para limpiar e higienizar los alimentos (el ozono es un potente desinfectante para frutas, verduras, pescado o carne) con los que luego preparemos sus papillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *