Prevención de contagios en guarderías con purificadores de aire

El ozono elimina virus, previene contagios y refresca el ambiente

El ozono desinfecta el aire, el agua y muy distintas superficies, consiguiendo una limpieza que acaba con virus, gérmenes y demás agentes patógenos. Su aplicación a través de ozonizadores es especialmente eficaz en lugares y usos donde la higiene, la prevención de posibles contagios y el ambiente fresco resulta fundamental.

Un lugar poco ventilado tiene muchas posibilidades de convertirse en un nido de infecciones, donde también se acumulen los malos olores. ¿La solución? Esterilizar el espacio es la opción que nos ofrecen los distintos tipos de ozonizadores, convertir un lugar que huele a cerrado, a sucio, a humanidad, a desechos o por ejemplo a humedad en un recinto oxigenado y saludable.

Los generadores de ozono han probado su eficacia en ambientes clínicos y en lugares donde los contagios son frecuentes (hospitales, ambulatorios, guarderías, escuelas, residencias, gimnasios…) no sólo por su poder desinfectante, sino también por su simultánea capacidad para purificar ambientes enrarecidos.

La industria alimentaria también aprovecha el papel preventivo de enfermedades del ozono, un gas natural destructor con olores indeseables y, sin embargo, completamente inocuo para el organismo y para el entorno. En el ámbito doméstico disponemos de dispositivos especialmente diseñados para eliminar los malos olores de la nevera mediante la desinfección.

En concreto, suele utilizarse agua ozonizada para la desinfección, limpieza y conservación de frutas, verduras, carnes y pescados, con la consiguiente eliminación de posibles olores y la mejora general de la conservación en productos frescos o de corta caducidad.

Los depósitos de agua ozonizada o los sencillos dispositivos domésticos que se adaptan a cualquier grifo son igualmente útiles para limpiar restos de partículas biológicas que puedan dejar malos olores y acabar provocando infecciones si no se realiza una correcta higiene.

Los locales o espacios donde hay aglomeraciones de personas (medios de transporte, restaurantes, comercios, etc.) también pueden beneficiarse del ozono para acabar con olores, ganar en calidad del aire y en prevención de posibles contagios.

Son recomendables también el tratamiento con ozono de los conductos de aire acondicionado (inhibidor de la legionella o gripes)o los purificadores de aire que incluyen la tecnología del ozono, compatible con otras como los iones negativos, el carbón activado con ionizador o los rayos ultravioleta. El resultado será un ambiente que dará gusto respirar, libre de partículas alergénicas y de gérmenes patógenos que ataquen nuestra salud …y nuestro olfato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *