Conservación de alimentos en la nevera con ozonizadores

Conservar alimentos en la nevera y en la despensa con Ozono

El ozono mejora considerablemente la conservación y el almacenaje de los alimentos, prolongando su durabilidad y evitando también molestos olores que se forman en lugares cerrados por la estrecha cercanía de la comida, como las alhacenas o las neveras.

La limpieza con ozono disuelto en el agua nos facilita tener una cocina limpia e higienizada sin necesidad de utilizar productos químicos, dañinos para nuestra salud tanto a corto como a largo plazo. Pero un lugar limpio no garantiza, por sí sólo, una buena conservación de los alimentos, ya sea en el interior del frigorífico, en una despensa o en los armarios de nuestra cocina.

Además de desinfectar el entorno de forma saludable, tal y como nos permite hacer el ozono presente en el agua con la que fregamos la vajilla, el mobiliario y demás superficies de la cocina, podemos utilizar el ozono en los alimentos para mejorar aún más su conservación.

Por un lado, la limpieza con agua ozonizada prolonga la frescura de carnes, pescados, frutas, verduras, hortalizas y otros muchos alimentos, consiguiendo una higiene máxima y la prolongación del plazo de consumo óptimo.

Esta mayor durabilidad es posible gracias a las prestaciones de los generadores domésticos de ozono, que nos permiten liberarlos de posibles gérmenes, microorganismos y restos de pesticidas con un simple remojo.

Los polivalentes dispositivos para agua y aire purifican el aire si también lo deseamos, desinfectando la atmósfera a la vez que elimina los típicos y molestos olores de las cocinas. A su vez, existen modelos de pequeño tamaño que se acoplan en el grifo y proporcionan agua ozonificada para la desinfección de alimentos y darnos agua pura, desodorizada y libre de sabores enrarecidos.

En el frigorífico, unos discretos aparatos que no necesitan mantenimento tienen la capacidad de eliminar malos olores y gérmenes de su interior, evitando la pérdida de los sabores y aromas propios de cada alimento.

De igual manera, superficies más amplias como una cocina al completo o una despensa pueden mejorar su atmósfera con generadores de ozono que actúan como potentes y saludables purificadores de aire.  Los eliminadores de olores de tamaño más reducido, por su parte, se recomiendan para pequeños habitáculos. Recordemos aquí que las despensas deben ser un lugar fresco, seco y ventilado.

El uso adecuado según las necesidades de cada hogar y situación nos permite jugar con todas o con sólo algunas de las posibilidades que nos brinda la tecnología del ozono para su uso doméstico, con el objetivo de eliminar olores y conseguir una conservación óptima de los alimentos. ¿Porque, hay algo mejor que comer sano y disfrutando al máximo de los sabores propios de cada bocado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *