Otros seis de los doce sitios más sucios

LOS JUEVES DEL OZONO

Lo prometido es deuda, así que te completo la docena de los “supersucios“: no les pongas la mano encima…

7. Gasolineras

¿Quién es el melindres que se pone los guantes al ir a echar gasolina, eh? Y, ¿quién es el pulcro que se dedica a limpiar las mangueras de su gasolinera? No te lo habías planteado, ¿eh? Pues la humilde manguera de gasolina es uno de los lugares más sucios de las ciudades. Un estudio realizado por la Universidadde Arizona encontró que el 71% de los grifos de gasolina están “altamente contaminados” con microbios patógenos. Ya ves, no es sólo el precio de la gasolina lo que te va a poner enfermo…

8. Teclados de ordenador

El sudor y la grasa de los dedos constituyen un hogar acogedor para bacterias y virus. Si además comes mientras tecleas (¡culpable!), añades las bacterias de los alimentos en descomposición a la mezcla. Cada persona adicional que utiliza el teclado trae sus propios gérmenes consigo, convirtiendo los teclados compartidos (como los de bibliotecas públicas o ciber-cafés, por ejemplo) en “zonas tóxicas”.

9. Teléfonos compartidos

Los teléfonos de la oficina son los peores delincuentes, a pesar de que otras zonas comunes de la oficina, (fax, fotocopiadora, grifo de agua) funcionan como una auténtica granja de microbios. Los teléfonos van aún más allá en la consecución de suciedad, mezcla de salivas, mocos y microbios de las manos, animando a las bacterias a que se multipliquen más rápidamente.

10. Tu móvil

¡Ah! ¿Habías pensado usar tu propio teléfono para estar a salvo? Piensa otra vez: los estudios han demostrado que los móviles están normalmente mucho más sucios que los inodoros. Podrías también besar el asiento del retrete, ¡por lo menos eso se limpia con regularidad!

11. Bolsos y maletines

Los bolsos y maletines nos acompañan a todas partes; los dejamos caer con descuido al suelo en cualquier sitio en cuanto nos resultan innecesarios. Junto con lo que recogen en su parte exterior del restaurante, tienda, y suelos de coche, hay microbios de tu propia cosecha bailando en su interior: pañuelitos viejos, aperitivos a medio comer, monedas sucias y, por supuesto, el teléfono móvil; todo ello contribuye a llevar colgando una fábrica de enfermedad portátil que se limpia sólo una o dos veces al año (¡Ah, pero… ¿estas cosas se limpian?!)

12. La bañera

Y, para completar la “docena sucia” está nuestra bañera. No es el lugar ideal para lavarsey quedar más limpio que los chorros del oro, no. Todo lo contrario: mientras que el 6% de los cubos de basura son portadores de la bacteria estafilococo, esta se encontró en el 26% de las bañeras estudiadas por los científicos. De hecho, las bañeras por lo general tienen más de 100.000 bacterias por centímetro cuadrado.

Ni siquiera un tratamiento semanal con lejía y estropajo puede matar todas las bacterias de tu bañera… Tampoco las toallitas antibacterias te pueden salvar de los microbios en picaportes, teclados o mandos a distancia. El jabón no hará mella en los parásitos que los niños traen de vuelta desde el parque, y no puedes lavarte las manos lo suficiente como para protegerte de tu bolso.

Lo que sí puedes hacer, claro está, es usar generadores de ozono para desinfectar el agua que pones en la bañera y con la que te lavas las manos. También puedes usar purificadores de aire para que los microbios no se vayan depositando en las cosas.

Y, sobre todo, confiar en la maravillosa maquinaria de tu cuerpo para enfrentar a los asaltantes, más eficazmente, incluso, que la aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor…

Un saludo

Un comentario en “Otros seis de los doce sitios más sucios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *