Ozono en alimentos perecederos

Evitar intoxicaciones alimentarias con Ozono

Las frutas y vegetales que comemos diariamente son productos frescos que han sido tratados con productos químicos, pesticidas y demás elementos perjudiciales para la salud durante todo el proceso de elaboración, desde el cultivo, al riego, y el envío a la tienda o establecimiento.

Los vegetales son alimentos perecederos que, en la mayoría de los casos, se consumen sin procesado previo, un aspecto que los hace aún más vulnerables a posibles contaminaciones, ya que se alteran con facilidad y necesitan acciones concretas de manipulación para evitar toxiinfecciones.

Por todo ello, se hace necesario lavar bien las frutas y verduras antes de comerlas, puede que hasta sea mejor lavarlas según se traen del supermercado, aunque vaya a tardarse varios días en consumirlas. Sin embargo, no es suficiente el lavado con agua del grifo, ya que no solo no elimina las bacterias y desinfecta bien los alimentos, sino que puede provocar un traspaso de bacterias del agua al alimento en sí, ya que el agua de grifo también puede tener microbios y patógenos que se trasladan al vegetal.

Entonces, ¿Cómo podemos lavar bien los alimentos frescos que consumimos? La solución es más sencilla de lo que pueda parecer, no hacen falta grandes equipos ni productos ni parafernalias para lavar los alimentos y accesorios de cocina…la solución más eficaz, higiénica y saludable es el Ozono.

Utilizando un generador de ozono en nuestra cocina, conectado a la red de agua corriente, podremos lavar todos los alimentos y utensilios de cocina con la plena seguridad y garantía de que estaremos eliminando las bacterias y gérmenes, además de aumentar la duración de los alimentos frescos.

Podemos afirmar que a través de un simple lavado de las frutas, verduras, mariscos  y todo tipo de alimentos en agua ozonizada, no tendrás algún tipo de problema con bacterias, partículas o microorganismos, siendo destruidas con rapidez por el ozono, apta para su consumo y disfrute sin ningún tipo de contratiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *