Blanqueamiento dental con ozono

¿Por qué usar ozono en el tratamiento de blanqueamiento dental?

Hoy en día, los pacientes tienen gran interés por el blanqueamiento dental y el odontólogo deberá contemplar alternativas para este tratamiento.

Existe en el mercado odontológico una gama extensa de productos para tal fin a base de peróxidos de hidrógeno y de carbamida. Estos tratamientos pueden llevarse a cabo en el consultorio y ambulatorios y/o en  el domicilio de los interesados.

En los últimos años se han desarrollado infinidad de métodos de blanqueamiento dental casero: en cubetas individuales, dentífricos blanqueadores, rociadores, hasta chicles blanqueadores; pero uno de los mayores problemas es el resultado final que se puede lograr, el cual es, en la mayoría de los casos, negativo. Asimismo, en algunos casos la sensibilidad dental es un problema serio, ya que por los volúmenes de concentración del agente químico blanqueador, este deja sensibilidad en buena parte de los casos. Además, hay que tener en cuenta las quemaduras de tejidos blandos que se ocasionan por el mal manejo de algunos productos.

Las técnicas de marketing de las marcas comerciales para que los pacientes compren sus productos, hacen que el odontólogo pierda el control sobre el buen funcionamiento de este tipo de tratamientos. La falta de efectividad, la hipersensibilidad y las alteraciones de la mucosa oral en estos tratamientos nos obligan a pensar en otra alternativa, tratando de tener mayor control y mostrar la efectividad de un sistema a base de gas hiperoxidante (ozono).

Este tratamiento se realiza utilizando oxígeno medicinal y transformándolo en ozono médico como material básico.

Se han utilizado para blanqueamiento dental lámparas de plasma, lámparas de diodo, láser de diodo, láser de argón, pero hay que dejar claro que estos equipos sólo ayudan a acelerar los agentes químicos que ya se mencionaron, ya que por sí solos no producen el blanqueamiento dental.

Por lo tanto, desde el punto de vista del marketing dental, esta nueva técnica es ventajosa con respecto a los demás tratamientos, ya sean en consultorio o ambulatorio. Con esta técnica, el paciente apreciará el tratamiento efectivo en una sola cita, con un cambio de color en su dentadura, de manera que no quedará lugar a dudas, como sucede con otros sistemas, además de no tener sensibilidad dental, ni la posibilidad de quemaduras de sus tejidos blandos por mal manejo de los materiales dentales. De tal forma que con esta técnica, el odontólogo controla correctamente la evolución y seguridad de sus pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *