Uso del ozono en la cadena de producción de alimentos

Tratamiento de Agua con Ozono para la conservación y almacenamiento de Bebidas

El tratamiento con ozono ha probado ser el método más eficiente para la esterilización superando los procesos convencionales, como son la irradiación ultravioleta, la cloración, tratamiento con iones de plata, y filtrado. Además, presenta ventajas en el coste operativo.  Una de las bebidas más consumida es el agua mineral embotellada. Sin embargo, en muchos casos, contiene hierro y manganeso. En los métodos tradicionales para la reducción de estos componentes, el contenido natural de dióxido de carbono se reduce mucho.

Usar ozono para eliminar hierro y manganeso tiene la ventaja de su total oxidación con la retención simultánea de la alta concentración de dióxido de carbono disuelto. El ozono también es usado en la industria láctea para evitar el corte de la leche. Tal esterilización incrementa en gran medida el tiempo de almacenamiento.

En la industria de la cerveza, el ozono es usado para la desinfección de cañerías, filtros, botellas, etc.

Si se registra la presencia de desechos fenólicos, el cloro se oxida convirtiéndose en cloro-fenol, lo que da un gusto y olor intolerable. El ozono es tenido en cuenta por cerveceros y otros usuarios con procesos similares, debido a que es un biocida que no deja residuos persistentes o tóxicos. Los lugares de almacenamiento, depósitos y cámaras refrigeradas pueden ser desinfectados, en la mayoría de los casos, por el empleo de aire ozonizado. Esto es independiente de la acción directa ejercida sobre los alimentos, la fruta, bebidas, etc., almacenados. Tal proceso, además de desinfectar, elimina los más frecuentes olores desagradables de los materiales de empaquetamiento, de modo que los productos mantengan su gusto original.

Sucede normalmente que los productos almacenados son guardados en alojamientos separados, pero aún así, los olores son transmitidos de un lugar a otro, o entre productos, debido a fallos de estanqueidad o separación imperfecta, entre otras. La oxidación de los compuestos que producen olores en tales alojamientos crea una atmósfera que recrea condiciones de agradable aire puro.

Para tal propósito, concentraciones de ozono tan bajas como 0,01 – 0,04 ppm son suficientes. En túneles refrigerados, pasillos de ablandamiento y depósitos, el ozono es generado empleando lámparas de esterilización especiales. Las mismas están diseñadas para irradiar en un rango menor de 200 ppm a fin de obtener un efecto fotoquímico de producción de ozono. En los comienzos, cuando se descubrió que las lámparas ultravioletas producían ozono, se hicieron muchos esfuerzos para restringir la formación del mismo. Mas tarde, se descubrió que la presencia de ozono a concentraciones de hasta 0,1 ppm protege los alimentos de su degradación. El incremento del tiempo de almacenamiento tiene el beneficio secundario de reducir olores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *