Blanqueamiento Dental con Ozono

Origen del uso de Ozono en el blanqueamiento dental

El primer dentista que utilizó el agua ozonizada con funciones desinfectantes fue el dentista alemán E.A. Fish. Otro dentista Alemán, el Dr. Fritz Kramer, menciona que el agua ozonizada puede ser útil para casos como contención de hemorragias, antiséptico previo a una cirugía bucal, refuerzo como aporte de oxígeno en una herida quirúrgica para mejorar la cicatrización, antiséptico para tratar canales endodónticos, alveolitis, etc.

Además de ser útil para el blanqueamiento dental, se puede sacar ventaja del alto poder oxidante del ozono, por ejemplo en casos como halitosis, irrigación en periodoncia, astringente en cirugía bucal y también como desodorizante del ambiente del consultorio.

El ozono actúa como irritante si es respirado, siempre y cuando la concentración del gas en aire supere los umbrales de toxicidad. Debemos entender que hay una gran diferencia entre los efectos de un ozono médico, al producido por la contaminación ambiental atmosférica, ya que cuando el nitrógeno contenido en el aire se combina con el ozono ambiental, forma óxidos de nitrógeno, los cuales tienen una toxicidad tres veces superior al ozono. Se plantea la situación de incidir los tejidos dentales, con una corriente continua de ozono médico, aprovechando el poder oxidante, para lograr la decoloración dental o blanqueamiento.

El método de blanqueamiento dental que se propone aquí, centra su acción el la hiperoxidación de la superficie dental, producida por el ozono y la consecuente decoloración dental. A esta acción deberá agregarse la aplicación de líquidos específicos, con el propósito de facilitar la penetración del ozono, o la de perpetuar el blanqueamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *