Agua Ozonizada. Cosemar Ozono

Principales Aplicaciones del Ozono en la Salud

Las principales formas de aplicación, pueden ser externas o internas dependiendo del tipo de terapia:

  • Aplicación directa en piel por medio de una bolsa de plástico (ej.: gangrenas y quemaduras).
  • Inyección subcutánea: (ej.: celulitis).
  • Inyección intramuscular: (ej.: dolores reumáticos).
  • Autohemoterapia menor: muy utilizada en casos de cáncer.
  • Autohemoterapia mayor: la forma de aplicación más común para tratamiento de artritis, herpes, cáncer y enfermedades cardiacas.
  • Inyección endovenosa: efecto más potente que la anterior. Debe realizarse de forma muy lenta, preferentemente con bombas de infusión.
  • Inyección intrarterial: en casos de obstrucción al flujo de sangre en la arteria. Debe utilizarse con precaución, también con bombas de infusión a muy bajo flujo (ej.: claudicación intermitente, pierna del fumador…).
  • Inyección intraarticular: en enfermedades reumáticas (ej.: artrosis).
  • Aceite de oliva (o girasol) ozonizado: aplicación sobre piel en pie de atleta, infecciones vaginales, llagas, gingivitis, hemorroides, fístulas,…
  • Agua ozonizada: en heridas y quemaduras de piel, desinfección dental, tratamiento de trastornos gástricos e intestinales, lifting…
  • Insuflación en intestino: la mucosa intestinal absorbe el ozono y gran parte llega al hígado, ayudándole en su función de desintoxicación. Utilizada en tratamiento de colitis ulcerosa y otros trastornos gastrointestinales
  • Insuflación vaginal: (ej.: Vaginitis…).

No obstante existen una serie de estados y patologías donde la aplicación del ozono no se recomienda.

Las contraindicaciones más importantes son: hiperfunción tiroidea, intoxicación alcohólica aguda, infarto cardiaco reciente, hemofilia, alergia al ozono, hemorragias recientes, enfermos tratados con anticoagulantes, embarazo y favismo (déficit de glucosa 6 fosfato deshidrogenasa).

En el campo médico el ozono se utiliza como mezcla Oxigeno-Ozono (90% de oxígeno y 10% de ozono), y una larga experiencia clínica indica como no existen efectos colaterales de importancia si dicho tratamiento se aplica correctamente. Además, no causa reacciones alérgicas de ningún tipo (salvo las extremadamente raras alergias al oxígeno-ozono).

Esta dosificación se logra mediante el uso de generadores de ozono donde a partir del oxígeno puro se produce una descarga eléctrica controlada que genera ozono, y a partir de este fenómeno, la técnica permite una dosificación adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *