Agua Ozonizada. Cosemar Ozono

Qué es el Agua Ozonizada

El agua ozonizada es el agua que resulta tras someterla a un tratamiento de ozonización.

Se debe recordar que el ozono es una forma del oxígeno en la que tres moléculas de este se encuentran unidas (O3), esta unión es lo que se conoce como ozono. Es una sustancia altamente oxidante. Además es un decolorante muy efectivo y un potente destructor de gérmenes. Mata bacterias y hongos con mayor rapidez que el cloro y con menores riesgos para la salud humana; por otra parte posee un efecto desodorante, el cual se debe a que destruye las sustancias de las cuales emanan los malos olores eliminándolos de manera rápida sin dejar residuos.

Debido a las ventajosas propiedades del ozono, se ha marcado un incremento en su utilización en el mundo entero. Su utilización industrial en la purificación de aguas potables se conoce desde hace más de 70 años.Debido a la gran capacidad destructora (oxidante) del O3 y por la rapidez en que se disgrega su tercer átomo volviéndose oxígeno (O2) es empleado con absoluta seguridad, con óptimos resultados e infinitamente más confiables que los obtenidos con otros productos químicos.

La ozonización del agua elimina el color causado por el hierro, manganeso o la materia carbonosa y los sabores y olores debido a la presencia de materia orgánica. Se produce una floculación. Elimina también la turbiedad, el contenido de sólidos en suspensión y las demandas químicas y biológicas de oxígeno. Además puede eliminar detergentes y otras sustancias tensoactivas. El grado de eliminación dependerá de la cantidad de ozono que se utiliza durante el proceso. Esta sustancia es muy importante ya que es un poderoso desinfectante. No sólo mata las bacterias patógenas sino que además inactiva a los virus y otros microorganismos que no son sensibles a la desinfección ordinaria con cloro.

La ozonización es más barata, segura y saludable  que la supercloración, debido a que seguidamente debe realizarse una decloración. Si no existe posterior recontaminación, el ozono residual es suficiente para efectuar una desinfección común. El uso de este compuesto no produce en el agua aumento en el contenido de sales inorgánicas ni subproductos nocivos. En definitiva, podemos afirmar que el ozono  realiza las siguientes funciones en el agua: Degradación de sustancias orgánicas, Desinfección, Inactivación de los virus, Mejora sustanciosa de sabores y olores, Eliminación de olores extraños, Eliminación de las sales de hierro y manganeso, Floculación de materias en suspensión, Eliminación de sustancias tóxicas, Desestabilización de materias coloidales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *