Pon una Piña en tu vida

LOS JUEVES DEL OZONO sin OZONO

Me encantan las piñas, y no sólo por su sabor.

¿Con qué me sale esta hoy?, te estarás preguntando. Bueno, quizá recuerdes que en el artículo del jueves 29 de septiembre te contaba los horrores de los antiinflamatorios y analgésicos en general, segúnla FDA.

Vale, no pasa nada por tomar una aspirina o un ibuprofeno de vez en cuando, pero, ¿y si tienes que tomarlo a diario a causa de un dolor crónico? ¿Me aguanto para evitar los efectos secundarios, eh?

No, claro. Aguantar el dolor no es una opción, ya me lo dijo mi madre, que tiene artrosis y un tobillo hecho polvo.

Por eso te hablaba de la piña: comer piña ayuda a la digestión, mejora el sistema inmune, reduce la inflamación y alivia el dolor, ¡toma ya! Por si te parece poco… ¡también adelgaza!

La razón de que la piña sea tan versátil es un ingrediente secreto, una enzima llamada bromelina. Se trata de una proteasa, lo que significa que ayuda a descomponer las proteínas. Por eso ayuda a la digestión, especialmente si eres de los que comen mucha proteína (carnívoros en general).

Además, la bromelina tiene otra ventaja: Puede acabar con dolores y achaques.

Un estudio demostró que la bromelina es tan eficaz como algunos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de uso común para reducir el dolor asociado con la artritis.

Por ejemplo, los atletas toman bromelina, ya que ayuda a acelerar la curación de cortes o raspaduras que se hacen al entrenar. También acelera el tiempo de curación y disminuye el dolor después de una lesión de tejidos blandos. La bromelina es especialmente recomendable para los esguinces y torceduras, moretones y sensibilidad en lesiones musculares.

La bromelina ayuda a curar o paliar una serie larga y diversa de problemas, incluyendo: angina de pecho, artritis, lesiones, infecciones bacterianas, lesiones de cáncer y tumores(sí, sí, como lo oyes), celulitis, obesidad, quemaduras, asma, tromboflebitis, sinusitis, dismenorrea, edemas, inflamación, mala digestión, agregaciones plaquetarias, neumonías, abscesos rectales y trauma quirúrgico.

La bromelina es también eficaz en la prevención de enfermedades al “disparar” la actividad de muchos tipos diferentes de células inmunes. Esto podría explicar el hecho de que los extractos de piña puedan combatir problemas tan diversos como el asma o tumores cancerosos.

La bromelina que se ingiere al comer piña fresca puede también ayudar a la digestión. Para ayudar a disminuir la inflamación, deberías comer un tazón de piña fresca todos los días.

Para obtener los efectos de la bromelina un poco más rápido y de forma más estable, puedes tomar un suplemento (los venden en farmacias y herboristerías). La bromelina es muy bioactiva, lo que significa que tu cuerpo la asimila perfectamente. Sin embargo, hay extractos que son más fuertes que otros.

La potencia de la bromelina se mide en GDU (unidades de digestión de gelatina). Intenta conseguir una formulación con, más o menos, 2.400 GDU, la mayor potencia estándar que se puede conseguir. Te recomiendo tomar 400 o 500 mg al día. O, simplemente, comer piña como yo.

Y no olvides. Además de una piña, poner un ozonizador en tu vida. Saludos.

Un comentario en “Pon una Piña en tu vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *