Ozono en Hospitales

Enfermar en un Hospital: “Alerta Roja”

Infecciones Intrahospitalarias contra la utilización racional e inteligente del ozono

En el ámbito médico se denomina infección nosocomial (Del latín nosocomīum, hospital de enfermos), es la contraída por pacientes ingresados en un recinto de atención a la salud (no sólo hospitales), que anteriormente se sabía que no la padecían ni presentaban síntomas de la misma.

En sentido general, el contagio hospitalario es la adquisición o propagación de una enfermedad, por insuficiente esterilización o falta de antisepsia, poniendo en contacto de manera involuntaria, microorganismos patógenos con personas, dentro de una instalación hospitalaria, o centro de salud.

Todas estas infecciones se encuentran asociadas a instrumentación, procedimientos invasivos, pacientes graves y con sistemas inmunes deficientes. La mayoría son endémicas. Depende de varios factores, como el sitio clínico (infección urinaria 43%, infección de herida quirúrgica 30%, neumonía 14%) tipo y tamaño de la institución, edad del paciente (niños 1% frente al 37% de los pacientes mayores de 65 años), morbilidad y el tipo de servicio.

  • Un tratamiento inseguro.
  • Compartir un vial contaminado.
  • La madre en momento del parto.

Sus causas son múltiples, pero dentro de las más frecuentes se pueden mencionar:

Contacto con una colonia de microorganismos patógenos arraigados en una instalación hospitalaria.

  • Visitantes portadores de una infección transmisible mediante contacto o por el aire.
  • El propio personal sanitario que asiste al enfermo.
  • Una instalación hospitalaria demasiado antigua y difícil de esterilizar.
  • Los quirófanos, en especial, aquellos en los que se utiliza luz y ventilación artificial, los sistemas y conductos de aire acondicionado, el uso de instrumental mal esterilizado, falta de elementos protectores personales adecuados y estériles como: blusas, guantes, mascarillas, patucos, etc.
  • Las colonias de patógenos pueden proliferar sólo, si las condiciones ambientales específicas lo permiten, ya que a menudo son microorganismos oportunistas.
  • La resistencia a los antibióticos utilizados para combatir a los gérmenes patógenos, en especial, el Staphylococcus aureus, dificulta su erradicación.

La utilización de generadores de ozono para diferentes aplicaciones de desinfección como (Colchones, almohadas, lavado y desinfección de cuñas mediante ozonización de agua, utilización  de ozono para lavanderías de ropa, etc.

Se ha observado un cambio epidemiológico de gramnegativos a grampositivos a través de la historia. Los microorganismos presentes en este tipo de infecciones dependen del hospital y suelen tener mayor resistencia a los antibióticos con respecto a las cepas ambientales del mismo género.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *