Cómo son los Restaurantes Saludables II

En esta segunda entrada fijamos la atención en el aspecto higiénico del personal (camareros y cocineros).

No sólo su imagen es importante, de hecho sus prácticas indican el nivel de salubridad en mayor medida (hechos son amores…).  En este aspecto Cosemar Ozono ayuda a sus clientes colaborando en la instauración de una Guía de Buenas Prácticas que eviten Intoxicaciones alimentarias.

A primera vista observaremos sus vestimentas y aspecto en general, ya sea uniforme o no, los colores claros reflejan interés por demostrar este grado de limpieza. También el pelo debe estar recogido y en cocina cubierto por gorro o redecilla que impida su caída sobre los alimentos. Los relojes, pendientes y otros adornos corporales (sin ninguna animadversión por su empleo) pueden ser focos de contaminación y deberían ser retirados hasta el fin de la actividad.

Con mayor sagacidad podemos descubrir si se lavan las manos cada vez que tocan algo sucio (el dinero ya lo es y el agua ozonizada es muy útil en este caso porque permite una desinfección en muy poco tiempo) es significativo ver si al servir mantienen los dedos u otras partes en contacto con el interior del menaje (platos, vasos, cubiertos) o con los alimentos a servir.

Importante también mantener un flujo que impida  desechar desperdicios mientras aún se están sirviendo o preparando alimentos.

En caso de realizar labores de limpieza, algo muy común en ratos ociosos, antes de volver  a labores de servicio o preparación se debe realizar una buena limpieza y desinfección de las manos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *