Cloro Versus Ozono: Efectos Perjudiciales del Cloro en la Salud

A pesar de que la dosificación del cloro se realiza de manera automática y constante, En ocasiones puede suceder que en algún instante se presente una cantidad de cloro más elevada de lo permitido tanto en la piscina como en el medio ambiente. Las personas más expuestas al cloro, además de los nadadores, son los que integran el personal de mantenimiento.

La exposición al cloro puede ocurrir en el ámbito laboral o en el medio ambiente a causa de escapes en el aire, el agua o el suelo. El cloro ingresa al cuerpo al ser respirado el aire contaminado o consumiendo comida o agua contaminadas. Por ser muy reactivo no permanece en el cuerpo.

El cloro es inferior al ozono en cuanto a capacidad de desinfección en tiempo y en espectro de acción.

Mientras que el ozono elimina virus, bacterias, hongos y químicos en el agua y no deja residual, el cloro demuestra su incapacidad para eliminar hongos y virus.

Los efectos del cloro sobre la salud dependen de varios factores; entre los más importantes se pueden mencionar la cantidad de cloro presente, el tiempo que la persona se vio expuesta y de la frecuencia de exposición de la persona. También es crucial tanto el estado de salud de la persona, como las condiciones del medio cuando tuvo lugar la exposición a  este elemento.

Cloro y Ozono. CosemarOzonoEl cloro irrita la piel, los ojos y el sistema respiratorio. No es probable que estos efectos tengan lugar a niveles de cloro encontrados normalmente en la naturaleza. Los efectos en la salud asociados con la respiración o el consumo de pequeñas cantidades de cloro durante periodos prolongados de tiempo no son conocidos. Algunos estudios muestran que los trabajadores desarrollan efectos adversos al estar expuestos a inhalaciones repetidas de cloro, pero otros no. Por otro lado, el cloro irrita las mucosas y el aparato respiratorio pudiendo producir irritación de las mucosas oculares, de la nariz y de la garganta e hiperactividad bronquial en individuos susceptibles. Las personas expuestas durante largos periodos de tiempo a bajas concentraciones de cloro pueden presentar una erupción que se conoce como cloracné y hasta puede producir quemaduras en la piel. Especialmente lo padecen los nadadores profesionales.

Mucho antes de tener eventos perjudiciales severos, una persona notaría el OLOR intenso del cloro (olor a “lejía”), después notaría irritación en las vías respiratorias y en las mucosas como la nariz, la garganta y los ojos y finalmente comenzaría a toser. Sólo en caso de no hacer nada ante estos síntomas, comenzaría a manifestar por los efectos del cloro.

Clorar las aguas requiere de un control y medida que garanticen la inocuidad de los tratamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *