Los Virus Transmitidos por Alimentos y Como Utilizar OZONO.

Los Virus Transmitidos por alimentos y las complicaciones de su control hacen que el Ozono sea una herramienta basica en todas las cocinas.

 

La realización de un programa para controlar la presencia de los virus en los alimentos es uno de los trabajos más complicados debido a una serie de circunstancias, entre las cuales podemos mencionar:

Primeramente los focos de la contaminación potencial determinan el tipo de estrategia apropiada de intervención para prevenir la enfermedad. El alimento puede estar contaminado desde la fuente, es decir, que adquiere los virus en su zona de producción; o puede contaminarse durante el procesamiento o puede también infectarse en la fase almacenamiento,  transporte, distribución, o en el momento en que el consumidor lo manipule.

 

Los indicadores utilizados para la detección de bacterias no siempre predicen la contaminación viral. Los análisis de alimentos que se realizan comúnmente no son prácticos para estos microorganismos, debido a la pequeña cantidad de ellos que se encuentran presentes en relación al tamaño y a la complejidad de las muestras de alimentos.

 

Además, en el caso de ciertos virus, como los HAV no se multiplican bien en los cultivos celulares convencionales y existen algunos como el NoV que no lo hace, lo que complica su estudio. Para proceder a su determinación se debe tomar una gran cantidad de muestras, aislando y concentrando las partículas, para luego proceder a su determinación por técnicas moleculares, lo que causa un considerable incremento tanto en la dificultad, como en os costos a la hora de hacer algún procedimiento para detectarlos.

 

No obstante, en las últimas décadas se han hecho avances considerables, detectando ácido nucleico viral por amplificación mediante la técnica de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR ). Por ejemplo, se ha reportado detección, mediante PCR, de sólo 0,2 partículas infecciosas de virus por gramo de carne de ostra. La principal  desventaja es que la detección de virus a este nivel de sensibilidad toma mucho tiempo y no es viable como procedimiento de rutina. Más bien, la PCR tiene una mayor utilidad para determinar la fuente y el patrón de transmisión de los brotes de las enfermedades. Teniendo en cuenta lo anterior, la mejor solución es aplicar óptimas medidas de higiene de prevención. Si se evita la contaminación fecal; se garantiza una buena manipulación, lo que disminuye el riesgo de las contaminaciones cruzadas; al usar agua potable controlada y, sobre todo,  poner en práctica medidas de higiene personal rigurosas, especialmente lavarse las manos con agua ozonizada después de ir al baño y antes de manipular alimentos, podría restringir la llegada de estos microorganismos a los alimentos y el número de casos asociados a estos agentes.

Todas las cocinas tanto de uso profesioal como dosmesticas deben utilizar los generadores de ozono para prevenir la contaminación por virus de los alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *