Legionella y sus consecuencias

Enfermedades producidas por Legionella: La Enfermedad de los Legionarios

La enfermedad de los legionarios, es un tipo de neumonía que carece de signos y síntomas característicos, además no todas las personas que se ven expuestas al microorganismo desarrollan esta patología.

No obstante existen algunos síntomas que con frecuencia se encuentran asociados a esta enfermedad, en comparación con otros tipos de neumonía.

Se ha visto que tiene un periodo de incubación ve varia entre 2 y 10 días, la duración de la enfermedad suele ser de varias semanas. Por otro lado, la mortalidad de la enfermedad varia mucho dependiendo de la susceptibilidad de la persona, pero se ha visto que en pacientes hospitalizados con un sistema inmune deprimido puede llegar a ser entre el 40 y el 80%.

Entre los síntomas que más se presentan durante esta patología se pueden mencionar, la astenia (pérdida de fuerza), fiebre alta, dolores de cabeza, tos seca (no hay producción de flema). En ocasiones se presentan expectoraciones sanguinolentas, escalofríos, dolor muscular, dolor a nivel pectoral con dificultad para respirar. Muy comúnmente, se presenta diarrea acuosa, vómitos, y nauseas. Existen también manifestaciones a nivel de del sistema nervioso central, tales como delirios, confusión, depresión y alucinaciones, los cuales en caso de presentarse, se dan durante la primera de la enfermedad. Se han reportado casos en que hay falla renal, hiponatremia (concentración de sodio en sangre menor a 131mmol/litro) y niveles de lactato deshidrogenasa superiores a 700unidades/ml.

Por otra parte la enfermedad de los legionarios inicia frecuentemente con anorexia, letargo y malestar general. Eventualmente los pacientes desarrollan una tos seca leve, si la enfermedad avanza pueden aparecer expectoraciones sanguinolentas o con presencia de pus junto con dolor a nivel el pecho ya sea pleurítico (si hay infección del tejido de revestimiento del pulmón) o no pleurítico. En el caso de los síntomas gastrointestinales, suelen manifestarse en el 50% de la población que padece de la enfermedad, en la cual se presenta un cuadro de diarrea acuosa acompañado de vómito y nauseas.

Si la enfermedad no se trata a tiempo puede llegar a complicarse rápidamente después de la primera semana. Las complicaciones más frecuentes suelen ser falla del sistema respiratorio, shock y finalmente una insuficiencia renal aguda que deriva en un colapso sistémico que lleva al paciente a la muerte.

Os dejamos este vídeo que explica cómo evitar la legionelosis:

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *