Aceite Ozonizado

El aceite ozonizado como alternativa para la medicina

El aceite ozonizado puede llegar a ser una nueva alternativa para la medicina

El Ozono y el Aceite (Serenium), han demostrado ser una mezcla bastante eficiente. Durante el tratamiento de una enfermedad siempre se ha visto que la combinación de dos sustancias muchas veces es más eficaz que la acción de cada una por separado, y es precisamente esta circunstancia la que ocurre con el aceite ozonizado.

El ozono por su parte es un gas cuya fórmula molecular es O3. Es la forma alotrópica del oxígeno (O2), es decir, es el estado más reactivo en que se puede encontrar al oxígeno. A pesar de ello, este  gas posee un periodo de vida extremadamente corto y a temperatura ambiente suele volver a su estado de oxígeno (O2) en menos de 5 minutos; esta situación limita su uso. Para resolver este inconveniente es que se utiliza el aceite vegetal, ya que al ser combinado con el ozono, modifica su estructura química y permite el almacenamiento del ozono de una manera estable y activa por varios años. La principal característica del ozono es su gran capacidad de oxidar compuestos orgánicos, entre los que se incluyen bacterias, hongos y virus. Al aplicarse de modo directo sobre áreas afectadas por microorganismos ya sea en tejidos animales, como por ejemplo sobre heridas infectadas; tejidos vegetales, como en el caso de plantas infectadas por hongos; o en cultivos in vitro. La acción del ozono es inmediata, eliminándolos y dejando como residuo oxigeno puro u O2. Esto lo ubica como un agente germicida natural de gran eficiencia y de poco riesgo, ya que no produce efectos colaterales.

Su uso en la medicina se remonta al siglo XIX, pero debido a la carencia en ese entonces de materiales resistentes a su efecto oxidante y a la falta de equipos generadores de ozono eficaces, se dejó de usar como un método antiséptico y fue sustituido por los antibióticos. Hasta los años cincuenta se volvió a utilizar y a la fecha su desarrollo ha sido sorprendente. En la actualidad podemos encontrar un sinnúmero de usos del ozono, entre los que destacan; la purificación de agua y ambiente, terapias medicas (cáncer, HIV, infecciones diversas), esterilización de salas de operación, esterilización de material quirúrgico, acuacultura, ganadería, producción avícola, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *