Consejos de Prevención de Enfermedades en Verano

Cómo prevenir las enfermedades relacionadas con el verano

Recomendaciones Para Prevenir las Diferentes Enfermedades Relacionadas con el Verano

  • Comer bien y cuidar mucho la higiene y frescura de los alimentos que se consumen y evitar  hacerlo en puestos callejeros.
  •  Hervir bien el agua que se va a consumir.
  • Cambiar de inmediato la ropa húmeda en caso de haberse mojado y evitar los cambios rápidos de temperatura al utilizar ventiladores o aires acondicionados.
  • Proteger la piel del calor y la humedad, limpiándola bien todos los días y aplicando crema para evitar resequedad. Es importante también evitar estar al sol durante las horas fuertes para prevenir el cáncer de piel, las quemaduras y las dermatitis.
  • Evitar la formación de charcos, sobre todo en lugares cercanos a las costas o en zonas tropicales y solicitar a las autoridades la fumigación de los hogares.
  • Atender a tiempo bajo control médico adecuado, cualquier síntoma de enfermedad o infección, evitando la automedicación. En caso de diarrea excesiva hay que tomar Vida Suero Oral y acudir a la clínica más cercana en caso de que ésta no se controle.
  • No exponerse al sol entre las 11 y las 16 horas, ya que las radiaciones son más intensas y peligrosas.
  • Utilizar cremas protectoras con filtro solar frente a los rayos UVA y UVB, que sean resistentes al agua y tengan un factor de protección adecuado a cada tipo de piel (mínimo de 15).
  • Aplicar la crema fotoprotectora 30 minutos antes de la exposición y renovarla cada 2 horas. Debe aplicarse especialmente en la nariz, las mejillas, las orejas, los labios y otras zonas que no cubra la ropa. Se recomienda utilizar siempre fotoprotectores, incluso estando bajo la sombrilla o en los días nublados.
  • Tome en cuenta que las cremas con un índice de protección elevado permiten el bronceado evitando las quemaduras, pero no protegen del envejecimiento cutáneo ni el cáncer de piel.
  • Proteja a los niños con gorra y camiseta seca y opaca.
  • Una hidratación correcta es fundamental para mantener una buena salud cardiovascular durante la época estival. El líquido más sano es el agua, así como los zumos de frutas. Para las prácticas deportivas, las bebidas isotónicas.
  • Las elevadas temperaturas, la exposición al sol y el exceso de calor pueden producir un descenso de la tensión arterial con episodios de mareo e incluso pérdidas de conocimiento.
  • Una hidratación y alimentación inadecuadas pueden producir en los pacientes con insuficiencia cardiaca una descompensación de la enfermedad cardiovascular.
Por último, os dejamos un vídeo de nuestro canal de YouTube sobre cómo se debe lavar la fruta y la verdura para eliminar cualquier posible bacteria o microorganismo que pueda haber en los alimentos frescos.
Imagen de previsualización de YouTube

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *