Agua Potable

¿De dónde procede parte del agua que bebemos los humanos?

Las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable se alimentan de diferentes suministradores de agua bruta para obtener un agua apta para la salud.

Es aquí donde el ozono empezó por primera vez a utilizarse como tecnología en el tratamiento del agua potable. Fueron  ciudades punteras como Paris y  Moscú, unas de las  primeras ciudades del mundo en utilizar la ozonización del agua en sus ETAP.

Agua de las Nieves.

En los picos de las  altas sierras se originan  nieve,  hielo en la superficie como consecuencias de las nevadas del invierno, compactación y recristalización de la nieve, mostrando evidencias de flujo en el pasado o en la actualidad. Su existencia es posible cuando la precipitación anual de nieve supera la evaporada en verano. El proceso de crecimiento y acumulación de nieve también se originan en los picos de la sierra formándose lo que conocemos como glaciar o proceso de  glaciación.

Los Glaciares constan de tres partes: cabecera o circo, lengua y valle o zona de ablación. El 10% de la Tierra está cubierto de glaciares, que almacenan unos 33 millones de km3 de agua dulce.

Agua Manantial o Acuíferos subterráneos.

Un manantial, surgencia o naciente es una fuente natural de agua que brota de la tierra o entre las rocas. Puede ser permanente o temporal. Se origina en la filtración de agua, de lluvia o de nieve, que penetra en un área y emerge en otra de menor altitud, donde el agua no está confinada en un conducto impermeable. Estos surgimientos suelen ser abundantes en relieves kársticos. Los cursos subterráneos a veces se calientan por el contacto con rocas ígneas y afloran como aguas termales. Dependiendo de la frecuencia del origen (caída de lluvia o nieve derretida que infiltra la tierra), un manantial o naciente puede ser efímero (intermitente), perenne (continuo), o artesiano. Los pozos artesianos son manantiales artificiales, provocados por el hombre mediante una perforación a gran profundidad y en la que la presión del agua es tal que la hace emerger en la superficie. Cuando el agua aflora a la tierra, puede formar un estanque o arroyo. Las aguas termales así como los géiseres también son manantiales. Los minerales que se disuelven en el agua a su paso por zonas subterráneas, le brindan sabor al agua, y hasta burbujas de dióxido de carbono, dependiendo de la naturaleza geológica del terreno. Por ello, el agua del manantial o naciente o agua con gas  (spring water) se vende como agua mineral, aunque frecuentemente el término se aplica por motivos publicitarios. Los manantiales que contienen cantidades significativas de minerales son denominados, a veces, “minero medicinales”. A aquellos que contienen grandes cantidades de sales de sodio disueltas, mayormente carbonato sódico, se les llama “ricas en soda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *