Ozono y Microorganismos

Los Microorganismos,  su importancia para el hombre y cómo nos ayuda el ozono

Hay gran cantidad de microorganismos en la naturaleza  y tan sólo unos pocos están implicados con la actividad humana. Muchos de ellos nos son útiles de varias maneras como:

Sirven de flora protectora frente a otras especies patógenas (que pueden afectar la salud). Caso especial  de este tipo son los alimentos probióticos (que llevan especies protectoras)

Permiten procesar alimentos como yogures, quesos, vinos, etc.

Son indicadores de contaminación fecal que avisa sobre riesgos  alimentarios.

Existen líneas de investigación sobre su adicción en alimentos para conservarlos (ácido-lácticas que acidifican el producto impidiendo crecimientos de otras especies), esto es una aplicación más  de la flora protectora.

Destrucción de contaminación de forma totalmente ecológica y sostenible.

Reciclado de materia orgánica.

Otros cuántos, demasiados por los efectos nocivos que pueden provocar en la actividad humana, son innecesarios y sería deseable su eliminación dado que provocan cuantiosas pérdidas económicas por deterioro de alimentos e importantes problemas de salud en las personas, plantas y animales.

Es aquí donde el buen uso del ozono nos puede ayudar a minimizar estos riesgos de pérdidas y de contagios.

Existen unas recomendaciones básicas como cocer de forma completa y uniforme los alimentos buscando que las temperaturas en el interior alcance los 60 grados centígrados (75 en carnes, huevos y pescados). En resumen, elevar la temperatura que elimina la mayoría de bacterias, hongos y virus de los alimentos.

El frío es importante para el almacenamiento o la manipulación de los alimentos para reducir la capacidad de crecimiento. El ozono es un eficaz agente destructor de gérmenes en aire y superficies muy empleado en salas frías, cocinas y cámaras frigoríficas. Como ejemplo, destacamos que Listeria se encuentra activa a 5 grados centígrados.

Debemos atender al camino usado por las bacterias, virus y hongos que pueden ser los alimentos, el agua y las manos. Por ello os recomendamos  controlar la calidad higiénica de los primeros, usar el agua de origen seguro, mantener las despensas, cámaras y frigoríficos limpios y bien organizados y tener muy en cuenta la higiene de las manos y el riesgo de contaminación cruzada. En todos estos puntos la tecnología del ozono nos puede ayudar manteniendo control los microorganismos.

Si quieres recibir en tu correo unas recomendaciones para evitar intoxicaciones en tu hogar sólo con suscribirte a nuestro boletín te lo haremos llegar.

 

Luis Javier Ruiz

Biologo

Subdirector General

CosemarOzono

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *