Ozono para el tratamiento de agua de piscinas

Generadores de ozono para la desinfección de agua de baño

Resulta evidente el hecho de que el agua de una piscina, ya sea pública o simplemente utilizada por un número relativamente grande de personas, es un vehículo ideal para la transmisión de enfermedades: personas aparentemente sanas pueden ser portadoras de agentes capaces de contagiar a otras personas menos resistentes.

Por ello es necesario llevar a cabo una adecuada desinfección del agua del vaso de la piscina con un producto que cumpla dos requisitos fundamentales: el garantizar la desinfección y el no ser agresivo con el usuario de la piscina ni el ambiente.

A pesar de que el ozono ha sido utilizado en el tratamiento de agua potable desde principios de 1900, su aplicación en agua de piscinas no comienza formalmente hasta la década de los 50 en Europa. En la actualidad, sin embargo, son ya millares las piscinas europeas tratadas con ozono.

Debe tenerse presente que el tratamiento del agua de piscinas es único por lo específico, al tratarse del control de la calidad de un agua contaminada con una amplia variedad de sustancias indeseables. Los usuarios de las piscinas contribuyen a aumentar la contaminación típica del agua con elementos de distinta naturaleza que deben ser eliminados o destruidos (bacterias, virus, orina, sudor, esputos, pelo, cosméticos, etc.). Además, las piscinas al aire libre están también expuestas a la contaminación por deposiciones animales, materia vegetal y contaminantes atmosféricos.

Por otra parte, debido a los grandes volúmenes de agua contenidos en las piscinas, ésta debe ser reciclada, lo que viene a incrementar la complejidad del tratamiento, resultando la mayor parte de las veces mucho más complicado que, por ejemplo, el tratamiento de agua potable.

El ozono es un gas inestable presente de forma natural en pequeñas concentraciones en la superficie terrestre, y que se erige como el más oxidante de los agentes utilizados en el tratamiento del agua de piscinas, siendo capaz de destruir algas y bacterias, inactivar virus y oxidar numerosos contaminantes orgánicos e inorgánicos presentes en el agua utilizada en piscinas.

Debido a su corta vida media en soluciones acuosas, el agua ozonizada utilizada en piscinas puede ser reciclada sin el temor de llegar a generar en la disolución altas concentraciones de agentes químicos. Una ventaja adicional de esta inestabilidad la constituye el hecho de que, si el proceso de tratamiento está bien diseñado, no quedará residual de ozono en el agua, así como tampoco en la atmósfera de la piscina.

No obstante, en muchos lugares las autoridades establecen una cantidad residual mínima estable de desinfectante en el agua de las piscinas. En estos casos se utilizan pequeñas cantidades de cloro o bromo para llegar a alcanzar la cantidad exigida por ley.

Incluso en estas circunstancias un pre-tratamiento con ozono resulta ventajoso, ya que éste disminuirá la demanda de cloro (o bromo) del agua, a la vez que reduce las concentraciones de dichos agentes químicos en el agua de recirculación.

4 comentarios en “Ozono para el tratamiento de agua de piscinas

    1. El tiempo que el Ozono en solución acuosa permanece activo depende de diversos factores como el tipo de agua, materia orgánica disuelta o en suspensión, temperatura, etc. En el caso de agua potable, dependiendo del recipiente y la temperatura, el ozono puede permanecer activo durante, como mínimo, una hora.
      Muchas gracias por tu consulta y no dudes en contactar con nosotros para cualquier pregunta o duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *