Evitar La Salmonella de los Huevos con Ozono

El Lavado de Huevos y La Prevención  con Ozono

 

Dado el riesgo potencial que representa la producción de huevo, si se toma en cuanta que debido a lo anterior la superficie de la cáscara posee una contaminación variable de bacterias entéricas, es apenas razonable sugerir algún procedimiento de limpieza y desinfección antes de manipularlos, especialmente cuando se trata de la elaboración de alimentos donde se utilizan crudos, como por ejemplo sustancias como la mayonesa o las cremas para repostería.

 

En general los consumidores no tienen la costumbre de hacer ningún lavado o una desinfección de los huevos en el momento previo a prepararlos, sin embargo en los últimos años se ha empezado a emplear la inmersión de los huevos en agua ozonizada antes de su preparación. Esta práctica es una   señal de que se está adquiriendo una mejor conciencia de la necesidad de usar manipulaciones higiénicas a la hora de cocinar, con el objetivo de evitar problemas asociados a enfermedades transmitidas por alimentos (ETA). Como medida de prevención, es mucho más recomendable consumir mayonesa comercial que la que se hace en casa, ya que en el primer caso los huevos han sido sometidos al debido proceso de pasteurización. Es en este tipo de producto donde hay que extremar las condiciones de higiene y donde se hace efectivo el lavado y la desinfección adecuada para disminuir las probabilidades de infección.

 

El adoptar prácticas sencillas como el lavado mediante ozonizacion del agua en el Hogar sea cada vez mas útili.

El  uso  doméstico mediante un pequeño generador de ozono para hogar, hace que las operaciones de higiene y desinfección alimentarias en el hogar como la manipulación de los  huevos antes de prepararlos, no deben tomarse a la ligera, puesto que de realizarse solo con agua y trapos para secar no se eliminan los agentes causantes de enfermedades de  manera correcta. Este lavado Sólo puede hacerse para huevos con la cáscara limpia, no para aquellos que tengan manchas en su superficie, por medio de una inmersión en una solución acuosa de un desinfectante (por lo general se puede utilizar  hipoclorito aunque es bastante menos efectivo que el ozono), durante un periodo mínimo de 5 minutos. En caso de hacer uso detergentes, el enjuagado posterior debe realizarse correctamente, puesto que existe el riesgo de que queden residuos químicos sobre la cáscara.  En caso de utilizar un equipo de ozono no es preciso aclarar ni enjuagar posteriormente.

Se recomienda  secar con papel de cocina limpio; una vez terminado de secar ya se puede proseguir a prepararlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *