El ozono y los factores que degradan la calidad del agua

Generadores de ozono para el tratamiento de agua de piscinas

Comentaba en el artículo de la semana pasada (13 de julio) cómo el uso de generadores de OZONO en piscinas constituye una herramienta eficaz en el tratamiento del agua de piscinas, pero, ¿por qué es imprescindible la desinfección del agua de baño? A continuación vamos a detallar los problemas que estas aguas, de manera inevitable, presentan y a qué son debidos.

Es evidente que, a fin de ofrecer las prestaciones que sus usuarios buscan al acudir a una piscina, el agua de ésta debe garantizar una calidad irreprochable. Para el bañista este concepto viene representado por la transparencia del agua, así como por la ausencia de olores y sabores; para el higienista, por su parte, significa un agua libre de materia orgánica y mineral, así como de cualquier tipo de microorganismo. Pero conseguir un agua de estas características presenta varios problemas.

FACTORES QUE DEGRADAN LA CALIDAD DEL AGUA:

a) El medio. Contaminantes ambientales

Tabla 1.- Contaminantes ambientales del agua de piscinas

Transportados fundamentalmente por la atmósfera, los elementos indeseables se encuentran en cantidad más significativa en las piscinas al aire libre que en las cubiertas; aparecen, en cualquier caso, como materia en suspensión.

b) Los usuarios

A diferencia de la pequeña significación que en los lagos puede tener la contribución humana a la contaminación del agua, en las piscinas constituye la vía más importante de su degradación. Antes de introducirse en una piscina, y a pesar de haberse lavado cuidadosamente, cada bañista es portador de 300 o 400 millones de bacterias aproximadamente, sin contar los 0’5 g de materia orgánica que aporta en forma de pequeñas partículas de piel, pelo, grasa, saliva, sudor, orina, cosméticos, etc.

Tabla 2.- Contaminantes químicos y biológicos aportados por los bañistas.

Desde un punto de vista cuantitativo, un nadador, consciente o inconscientemente, por una cuestión inherente al movimiento muscular, añade al agua de piscina unos 50 mL de orina.

Todas estas aportaciones de materia orgánica al agua, unidas a las cálidas temperaturas utilizadas en las piscinas (28-35ºC), proporcionan a bacterias y virus unas óptimas condiciones de vida en las que pueden multiplicarse fácilmente, lo cual representa un grave problema que concierne ala Salud Pública.

OZONO: EL DESINFECTANTE IDEAL PARA PISCINAS

Como ya se ha comentado anteriormente, la solución es la oxidación y descomposición de la materia orgánica del agua (desinfección), esto es, un tratamiento consistente en propiciar la oxidación de la materia existente en el agua mediante la adición de un agente oxidante, a fin de eliminar los microorganismos presentes en ese agua.

El agente oxidante ideal para agua de piscinas debería cumplir los siguientes requisitos:

  • Máximo poder oxidante con el menor tiempo de contacto.
  • Alta eficacia desinfectante.
  • Fácil y seguro de manejar, que no produzca exceso de oxidantes que deban ser eliminados.
  • No formar productos de reacción tóxicos o irritantes.
  • No originar cambios en la composición del agua.
  • Ecológicamente seguro.

El ozono cumple todos y cada uno de estos requisitos por su peculiar naturaleza. Generado in situ por descarga eléctrica, el ozono participa activamente en los fenómenos de oxidación y esterilización del agua de piscinas, gracias a su alto potencial redox, que lo convierte en el oxidante más potente después del flúor.

Un comentario en “El ozono y los factores que degradan la calidad del agua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *