Tipos más frecuentes de intoxicaciones alimentarias y cómo el Ozono puede ayudarnos

Tipos de Infecciones Alimentárias y como podemos Utilizar  el Ozono  para la eliminación de estos patogenos en nuestros alimentos.

Una infección alimentaria tiene diversas causas, sin embargo este fenómeno puede clasificarse según su agente causante en cuatro grupos principales: intoxicaciones causadas por bacterias, infecciones generadas por virus, infecciones provocadas por parásitos y finalmente intoxicaciones producidas por toxinas animales o vegetales.

Dentro de las intoxicaciones causadas por bacterias se pueden mencionar:

Salmonelosis: Este tipo es el más comúnmente registrado en los casos de infección alimentaria por bacterias; consiste en una infección intestinal causada por bacterias del género Salmonella. Estos microorganismos tienen la capacidad de desarrollarse una gran variedad de alimentos, tales como productos cárnicos, leche sin pasteurizar, derivados de la leche, huevos y moluscos. La aparición de los síntomas puede ir desde unas horas después de la infección, hasta varios días; sus síntomas son muy similares a los de una shigelosis.

Shigelosis: Es causada por bacterias del género Shigella. Su principal modo de contaminación tanto de alimentos como de agua es por medio de residuos fecales, por personal que manipula los alimentos que posea malos hábitos de higiene; también las moscas pueden ser usadas como otro medio de transmisión. Es común en zonas de hacinamiento o países subdesarrollados. Los primeros síntomas aparecen 36 a 72 horas después de haberse infectado y consisten principalmente en inflamación intestinal aguda, vómito, fiebre y diarrea abundante.

Infección por Estafilococos: Este género normalmente se encuentra en el ambiente y las personas pueden llevarlo en la piel o en las fosas nasales, sobre todo el Staphyloccocus aureus, el cual fácilmente se transmite porque los alimentos entran en contacto con la piel de la persona o por medio de la respiración de la misma, ya que estas bacterias pueden estar presentes en el vapor de agua que sale de los pulmones. La infección que produce suele manifestarse de 2 a 8 horas después de la infección; no suele ser muy severa y por lo general se cura después de una semana.

Infección por Campylobacter: El género más común que provoca infecciones de este tipo es el Campilobacter yeyuni, que dentro de sus síntomas más notorios están la fiebre, la diarrea y la gastritis. Suele encontrarse dentro de diferentes alimentos, como por ejemplo el agua contaminada, los mariscos, carne de ave mal cocida, leche sin pasteurizar, huevos y pescado. El modo de contagio más usual es por la ingesta de carne de aves contaminada que ha sido mal preparada.

Infección por Escherichia coli: Esta bacteria es la principal causante de la “diarrea del viajero”, la cual es un tipo de gastroenteritis que genera diarrea, en ocasiones sanguinolenta y dolor abdominal, puede adquirirse por medio de la ingestión de carne contaminada, verduras que no se lavaron de modo apropiado o beber agua contaminada.

Listeriosis: Es causada específicamente por Listeria monocytogenes, la cual produce un amplio espectro de síntomas que pueden ir desde una fiebre leve hasta meningitis. Es una bacteria de tipo ambiental que contamina principalmente aquellos alimentos que son mal almacenados, también puede encontrarse en aguas contaminadas; no obstante es una infección poco frecuente en seres humanos.

Botulismo: Esta enfermedad es generada por una bacteria denominada Clostridium botulinum, la cual es una bacteria de tipo anaerobio (que se desarrolla en ausencia de oxígeno), por lo tanto se encuentra contaminando alimentos enlatados. A diferencia del resto de bacterias este microorganismo afecta el sistema nervioso. Sus primeros síntomas están conformados por falta de energía, visión doble, dificultad para hablar e ingerir comida. La sintomatología más grave es la parálisis muscular, puesto que puede llevar a la muerte por asfixia. A pesar de ser una enfermedad poco común es muy peligrosa, puesto que posee una mortalidad del 10% de sus casos.

El ozono es el mejor bactericida para su uso en la industria alimentaria o bien en el hogar mediante generadores de ozono domésticos cumpliendo  con su misión ya que es eficaz  ante un gran número de microorganismos sin dejar residuos toxicos en los alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *