Formas de la Listeriosis: Control y Prevención con Ozono.

Listeriosis y sus Formas  y las consecuencias para la salud.

Aunque esta enfermedad es poco frecuente en los seres humanos, dependiendo de varios factores como el estado inmunológico del paciente, su edad, el órgano que afecta, etc. Esta patología puede presentarse de varias formas y dependiendo de estas, manifestar diferentes síntomas. Es común escuchar que las variantes de esta enfermedad suelan ser denominadas como la forma neural y la forma visceral basándose en la localización de la infección, pero los diferentes cuadros también pueden clasificarse según el nivel de invasividad que haya presentado la bacteria para causar sintomatología; según esta característica, las diferentes enfermedades que se pueden derivar de una infección causada por L. monocytogenes se agrupan en enfermedades invasivas y enfermedades no invasivas.

 

En el caso de las enfermedades no invasivas, se encuentran ubicadas en este grupo todas las  gastroenteritis. Es el cuadro más frecuente en huéspedes normales que consumen alimentos contaminados con L. monocytogenes. La frecuencia de la gastroenteritis provocada por L. monocytogenes es indefinida así como la dosis infectante y las características del huésped que se asocian con este síndrome. Para poder hacer una correcta diferenciación de este síndrome los clínicos, autoridades encargadas de salud pública y los técnicos de laboratorio deben hacer un cultivo para Listeria en los brotes de enfermedad que se caractericen por fiebre, diarrea, cefalea, mialgias, si los cultivos de rutina han sido negativos, debe sospecharse que L. monocytogenes esté involucrada y se debe utilizar los medios de cultivo selectivos para su aislamiento ya que su identificación es la principal forma de diagnóstico

 

Dentro del grupo de las enfermedades invasivas encontramos varias de las más severas patologías causadas por L. monocytogenes, tales como las infecciones en el embarazo, la granulomatosis infantiséptica, la sepsis de origen desconocido, la meningoencefalitis, la cerebritis y las infecciones focales.

 

La infección por L. monocytogenes puede ocurrir en cualquier trimestre del embarazo pero es más usual durante el tercer trimestre. Las pacientes suelen presentar fiebre, dolor dorsal, lamentablemente el examen físico no arroja signos específicos. Este cuadro puede hacerse pasar por una infección urinaria, y en caso de ser así el diagnóstico debe descartarse con el urocultivo. Dos tercios de las pacientes embarazadas manifiestan un cuadro prodrómico similar a la gripe que coincide con la bacteriemia, este momento resulta óptimo para realizar hemocultivos. La listeriosis materna puede precipitar el trabajo de parto y esto provocar un aborto espontáneo o el parto prematuro de un feto infectado. Dado que los cultivos bacterianos no son rutinariamente obtenidos en los abortos espontáneos es difícil obtener una estimación de la proporción de pérdida fetal atribuible a la infección por L. monocytogenes.

 

La granulomatosis infantiséptica presenta abscesos o granulomas diseminados en múltiples órganos (hígado, bazo, pulmones, riñones y encéfalo). Puede haber evidencia de amnionitis o líquido amniótico teñido de meconio. Es posible el desarrollo de insuficiencia respiratoria y circulatoria, en estas circunstancias se debe cultivar el meconio, el líquido amniótico, hemocultivos del lactante y de la madre y los loquios maternos. La mortalidad en este síndrome ha sido cercana al 100% en series.

Queremos incidir en trabajar en el control y  la prevención.  Es  aqui una vez más donde el ozono o bien los generadores doe ozono se convierten en una herramienta eficaz de prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *