Estudios experimentales sobre la eficacia desinfectante del agua con ozono

Como Director Técnico de Cosemar Ozono necesito tener la certeza de que los productos que ofrecemos son realmente eficaces y que no nos equivocamos en ningún momento al recomendarlos para proteger la salud de toda la familia.

A fin de asegurarnos de esto, recientemente llevamos a cabo, con un laboratorio externo, un estudio sobre la eficacia desinfectante de nuestro purificador de agua ADE3 conectado directamente al grifo.

Los experimentos fueron realizados por Laboratorios Quimicral (Química y biología de los alimentos), de Madrid.

Para ello, instalamos en el laboratorio el equipo ozonizador de agua, de manera que el grifo proporcionara agua con OZONO siempre que se requiriera. El resto, corrió de su cuenta.

En una primera fase, se hizo un estudio de desinfección de manos, ya que una de las fuentes de contaminación de alimentos más común son las manos de las personas que manipulan los alimentos.

Se tomaron muestras de las manos de los tres sujetos del estudio, primero sin lavar, luego lavadas con agua normal y, por último, lavadas con agua ozonizada, para ver si el agua ozonizada realmente desinfectaba las manos con un lavado breve, sin necesidad de usar siquiera jabón. Se tomaron muestras, pues, tras un lavado de 25 segundos, otras después de 45 y por último tras un minuto.

Para esta comprobación, se estudió en primer lugar lo que se conoce como microorganismos aerobios mesófilos, que son todos los microbios (bacterias y hongos) presentes normalmente a temperatura ambiente y que consumen oxígeno.

Microorganismos aerobios mesófilos totales: permiten conocer, en conjunto, la calidad microbiológica de los alimentos sin relacionarla con la posible presencia de gérmenes patógenos. Sin embargo, se puede concluir que un alimento cuya flora total es elevada debe ser considerado impropio para el consumo humano.

Los resultados de los recuentos de aerobios mesófilos totales reflejan reducciones importantes en el número estimado de ufc/16cm2 (unidades formadoras de colonia) en los casos en los que la contaminación inicial superaba los límites establecidos, sobre todo tras un lavado de 60 segundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *