Tratamientos de Agua y Ozono

En el sentido estricto, el tratamiento de aguas es todo proceso de índole física, química o biológica, llevado a cabo con el propósito de eliminar o disminuir todo aspecto o característica indeseable del agua. Este proceso se realiza para todo tipo de aguas, tales como las naturales o minerales, como las que provienen de nacimientos o manantiales; de abastecimientos, como las que se encuentras en tanques y depósitos; las utilizadas en procesos industriales, como las que se usan como material de enfriamiento; las residuales, como por ejemplo las aguas negras; etc. Cada técnica de tratamiento es diferente, y dependerá del tipo de uso que se le desea dar al agua, ya que según estos requisitos, se necesitarán darle al agua determinadas propiedades, o remover las que ya tenga.

Dentro de la comunidad,  el procedimiento más estricto y que requiere de la mayor precisión es aquel que se lleva cabo para proporcionar agua para el consumo humano y de los animales. Este proceso se encuentra dividido en 2 grandes fases: tratamientos de potabilización del agua y tratamientos de depuración de aguas residuales.

La primera parte del tratamiento requiere de una planta física, la cual suele denominarse como Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP), la cual reúne una serie de estructuras donde se realizan diferentes procedimientos como el uso de Ozono , para obtener agua apta para el consumo humano. No obstante toda planta  dedicada a este trabajo debe cumplir con tres requisitos básicos: la combinación de varios tipos de barreras, para garantizar una disminución considerable de los niveles de riesgo; un tratamiento integrado que permita un proceso fluido que logre el efecto que se necesita; y finalmente que cada etapa del tratamiento realice un paso único del proceso, el cual tenga por meta eliminar un contaminante de manera específica. Toda planta debe contar de manera general con un buen volumen de almacenamiento de agua potabilizada para cubrir la demanda diaria, no obstante, de no ser así esta debe asegurar su funcionamiento continuo aunque una de sus unidades se encuentre en mantenimiento, es por esta razón que toda ETAP debe tener por lo menos cada unidad de procesamiento por duplicado de modo que nunca se deje de producir agua potable.

Como tal las aguas de tipo residual pueden provenir tanto de la actividad industrial o agrícola, como de la actividad doméstica. Su tratamiento se hace en Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR), y en el caso de tratar aguas residuales industriales poseen una gran variedad de procedimientos, entre ellos hay técnicas  de precipitación, de neutralización, de oxidación química  por ozono y reducción  biológica mediante el gas ozono, de reducción, de filtración, de ósmosis, los Generadores de Ozono se convierte en una herramienta esencial el todos los procesos de tratamiento de agua. Por otra parte el tratamiento de las aguas residuales de tipo doméstico, se centra en la parte biológica ya que sus componentes principalmente son de índole orgánica y es aquí donde el ozono juega un papel fundamental. El procedimiento de toda EDAR suele darse en el orden: Un pretratamiento, con ozonizadores  un tratamiento primario y finalmente un tratamiento secundario donde el ozono garantiza la calidad final ; éste último es el componente biológico en el cual se basa el procesamiento de aguas residuales urbanas de tipo doméstico.

http://www.cosemarozono.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *