Polen y alergias: cómo evitarlo activamente

Polen y alergias: un irritante modo de reproducirse

Polen es el término con el cual se nombra a los microgametofitos (espermatofitos) de las plantas con semilla. Es el medio por el cual las plantas protegen su material de reproducción para que sea transportado, sin ser dañado, de una planta a otra para el proceso de polinización. Este acontecimiento tiene lugar en la temporada de primavera en los países con estaciones; no obstante, las plantas que tienen su periodo de polinización en otras temporadas también pueden causar brotes alérgicos. El grano de polen se encuentra compuesto por dos partes:

1.- Una cubierta externa resistente hecha por exina

2.- La zona interna donde se encuentra la célula que contiene el núcleo y los gametos masculinos.

Para lograr el proceso de germinación las plantas se han valido de distintos métodos con los que llevar a cabo la fecundación. Según las características del método utilizado las plantas son agrupadas en hidrófilas, que son aquellas plantas que usan el agua como medio de transporte para su polen; las zoófilas, las cuales usan animales y finalmente las anemófilas, las cuales utilizan el viento. Esto último grupo de plantas es el principal responsable no sólo de la presencia de polen en el polvo, sino de causar la mayoría de las alergias.

La alergia a estas partículas, también conocida como la fiebre de heno, sigue el mismo principio que la alergia al polvo: es una hipersensibilidad en la cual el cuerpo segrega inmunoglobulina de tipo IgE (un anticuerpo), el cual causa una reacción de liberación en algunas de las células del sistema inmune (mastocitos y basófilos) haciendo que varias sustancias sean expulsadas al ambiente extracelular. Dentro de esas sustancias se encuentra la histamina, que causa la sensación de prurito y la secreción de líquidos de los vasos sanguíneos, lo que produce hinchazón en las personas, o producción exagerada de secreción nasal. Los síntomas son los mismos que para otras alergias de tipo respiratorio, rinitis alérgica, asma, sinusitis y, en el peor de los casos, un shock anafiláctico. Uno de los pólenes que se encuentra altamente involucrado en la causa de las alergias es el que pertenece a las plantas denominadas hierbas vulgares (Gramíneas); también se ha visto que los arbustos, el pasto y la maleza están involucrados como causantes de esta enfermedad.

Dentro de las medidas que se pueden tomar para disminuir la exposición al polen y controlar el riesgo de alergias están: mantener las ventanas y puertas cerradas cuando tiene problemas, utilizar aire acondicionado, distanciarse de sectores en los que hay mucho polen durante la primavera y el otoño, debido a que su concentración en el aire es más elevada durante la tarde. Manténgase dentro de la casa durante ese lapso de tiempo si es alérgico, bañarse y cambiar la ropa después de trabajar o jugar fuera; existen algunos purificadores de aire especiales que pueden eliminarlo del ambiente.

La falta de medidas o control del polen en el hogar en épocas primaverales puede generar graves molestias para la salud.
Adoptar medidas correctoras con purificadores de aire de Cosemar Ozono, que disponen de tecnologías de filtración HEPA, disminuye la concentración de polen en el ambiente y hace respirable el aire del hogar.

Más información en CosemarOzono:

http://www.cosemarozono.es/

2 comentarios en “Polen y alergias: cómo evitarlo activamente

  1. En el video se aprecia cómo el polen se adhiere a la piel ¿cómo se pegará a las vellosidades y a las mucosas. No me extraña que llegue a molestar tanto ya que una vez que entra en las vías respiratorias es difícil expulsarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *