Purificadores de Aire: Combatir a las Alergias

PURIFICADORES DE AIRE  y CÓMO COMBATIR ALERGIAS.

SISTEMAS COMBINADOS DE PURIFICACIÓN DEL AIRE  en el Hogar.

INTRODUCCIÓN

La alergia es un conjunto de fenómenos de carácter respiratorio, nervioso o eruptivo, producidos por la absorción de ciertas sustancias que dan al organismo una sensibilidad especial ante una nueva acción de tales sustancias aun en cantidades mínimas.

Entre las más frecuentes se encuentran las alergias al polen y al polvo, así como a los epitelios de diversos animales.

Pero el aire que respiramos puede presentar asimismo otros riesgos si contiene compuestos químicos tóxicos como los que emanan del humo de tabaco, o contaminaciones biológicas como bacterias, hongos y virus.

Así pues, para establecer la calidad de un aire no es suficiente con conocer la composición del mismo, sino que hay que tener en cuenta su impacto en las personas que lo respiran.

Según el INSHT, se puede definir un aire de calidad como aquel que aporta al ser humano lo que él quiere y, así, el aire será de calidad alta o pobre según sus ocupantes estén, o no, conformes con él. En la práctica se pide que el aire que se respira, además de no representar ningún peligro para la salud, resulte fresco y agradable.

Con los Purificadores de Aire o los  sistemas de purificación integral de aire de Cosemar Ozono, se pueden solucionar, con un solo dispositivo, todos los problemas que un hecho tan básico e imprescindible como el respirar puede ocasionar si el aire no es tan puro como sería de desear.

LA ALERGIA

La alergia es una enfermedad debida a una reacción exagerada del sistema inmunológico (hipersensibilidad) frente a determinadas sustancias que son inocuas para la mayoría de las personas. En una reacción alérgica el sistema inmunológico responde ante una sustancia inofensiva como si fuera una sustancia dañina y produce anticuerpos, con el fin de neutralizarla y proteger al organismo ante futuras exposiciones. La urticaria, la dermatitis atópica, la rinoconjuntivitis estacional o fiebre del heno, el asma y la anafilaxia son algunos cuadros alérgicos conocidos

En algunas personas existe una predisposición genética a las alergias. Si uno de los padres es alérgico aumenta el riesgo de que alguno de los hijos también lo sea, aunque puede no ser sensible a los mismos alergenos que el padre. Si ambos padres son alérgicos, el riesgo para sus descendientes es todavía mayor. Sin embargo, cualquier persona es susceptible de sufrir una reacción de tipo alérgico y de desarrollar alergias frente a sustancias que antes no producían en ella ninguna reacción anómala. A veces, la respuesta de hipersensibilidad frente a algún alergeno puede desaparecer de forma espontánea.

Los granos de polen constituyen un desencadenante, muy habitual, de las reacciones alérgicas. Todos los árboles y plantas con flor producen polen el cual es transportado por el viento y se inhala con facilidad.

Otro factor desencadenante de alergias es el polvo. El polvo doméstico es una mezcla de sustancias de procedencia y composición muy diversas: pólenes, pelos, plumas, fibras textiles, trozos de insectos, escamas dérmicas de procedencia humana y animal, ácaros microscópicos, hongos, bacterias, etc.

El componente del polvo con mayor poder alergizante lo constituyen los ácaros, responsables de un gran número de reacciones alérgicas que puede afectar de un 5 a un 25% de la población, dependiendo de la región geográfica.

CÓMO SE EVALÚA EL POLVO: LA MATERIA PARTICULADA EN AIRE

Las partículas son pequeños corpúsculos de distinta naturaleza presentes en el aire y que constituyen un tipo de contaminación de éste. De hecho, las partículas son lo que más comúnmente afecta la salud de las personas. Dentro de la denominación de “partículas” se incluyen cuerpos presentes en el aire con cualquier forma y tamaño, sólidas o líquidas.

Se clasifican en dos grupos principales según su tamaño, ya que este es un parámetro fundamental a la hora de determinar su grado de nocividad. Las partículas grandes miden entre 2,5 y 10 micras (de 25 a 100 veces más finas que un cabello humano). Estas partículas son llamadas PM10; las partículas pequeñas son menores de 2,5 micras (más de 100 veces más finas que un cabello humano). Estas partículas son conocidas como PM 2,5.

Al inhalar, el aire y las partículas ingresan en el sistema respiratorio. En el camino, las partículas se adhieren a las paredes de las vías respiratorias o viajan profundamente a los pulmones dependiendo de su tamaño, del clima, el ritmo respiratorio, edad y estado de salud de las personas.

Ambos tipos de partículas, PM10 y PM2,5, pueden causar problemas sanitarios, específicamente en el sistema respiratorio pero, por viajar más profundamente en los pulmones y por ser elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos cancerígenos) las partículas PM2,5 pueden tener efectos más severos en la salud que las partículas más grandes.

Aparte de por su tamaño, las partículas pueden generar problemas de salud por su propia naturaleza, como es el caso de microorganismos (bacterias, hongos, virus), polen, ácaros y todo tipo de alergenos.

CosemarOzono disponen de dos modelos exclusivos para el hogar, son el Purificador de Aire Domestico y el Purificador de Aire Familiar.

I+D+i

http://www.cosemarozono.es/

2 comentarios en “Purificadores de Aire: Combatir a las Alergias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *