Ozono: control de Legionella

Ozono: cómo  asegurar la ausencia de Legionella en el agua

Control de legionelosis mediante el uso de ozono

(Ozono, generadores de ozono, toxiinfección, seguridad del agua, legionelosis)

La legionelosis es una enfermedad bacteriana de origen ambiental cuya causante, la Legionella pneumophila, es capaz de sobrevivir en un amplio rango de temperaturas, mostrnado su mejor desarrollo entre 30 y 40 oC, y resultando destruida a 70 0C.

El término legionelosis es un término genérico que describe la llamada “Enfermedad del Legionario”. Se trata de una neumonía infecciosa causada por la inhalación de gotas de agua o partículas contaminadas por la bacteria, ampliamente difundidad en la naturaleza.

Las fuentes más importantes de contagio son los aerosoles generados por los sistema de aguas de grandes edificios, hoteles y hospitales, humidificadores, máquinas de rocio, SPA’s y fuentes de agua termal, fuentes ornamentales, piscinas y demás lugares susceptibles de ofrecer el hábitat apropiado para el desarrollo de la bacteria.

Poder patógeno de Legionella

Hasta el momento se han identificado 40 especies de este género bacteriano, siendo la especie Legionella Pneumophila la causante del 85% de las infecciones.

La patología presenta fundamentalmente dos formas clínicas perfectamente diferenciadas: la infección pulmonar o “Enfermedad del Legionario”, que se caracteriza por neumonía con fiebre alta, y la forma no neumónica conocida como “Fiebre de Pontiac”, que se manifiesta como un síndrome febril agudo y autolimitado.

La neumonía es clínicamente indistinguible de otras neumonías atípicas y con frecuencia los pacientes requieren hospitalización. El periodo de incubación es normalmente  de 2 a 10 días, es más frecuente en personas de edad comprendida entre 40 y 70 años, presentándose de dos a tres veces más entre varones que entre mujeres, siendo rara en niños.

El riesgo de infección por Legionella, después de estar expuesto a la inhalación de agua contaminada, depende de una serie de factores entre los que se encuentra la intensidad de la exposición y el estado de salud de la persona expuesta.

Límites de supervivencia

La Legionella se desarrolla y multiplica fácilmente a temperaturas entre 20°C y 45°C, siendo este el rango en el que se encuentra el agua de las torres de refrigeración, condensadores, duchas y grifos de agua caliente. Entre 0 y 10 0C la bacteria puede encontrarse en estado latente, mientras que de 45 a 600C la bacteria no se multiplica pero persiste (en agua caliente sanitaria). Únicamente a temperaturas superiores a 65°C la bacteria se destuye.

Control de la legionelosis con Ozono como herramienta de desinfección

El ozono es, en el caso de la eliminación de la Legionella, un potente desinfectante que actúa sobre los aparatos y sistemas que pueden producir Legionella, eliminando y evitando la aparición y proliferación de esta bacteria en agua, depósitos y conductos.

El ozono es efectivo en la eliminación de una gran variedad de microorganismos tales como bacterias, virus, protozoos, levaduras, y esporas de bacterias y hongos.

La base de la eficacia de un biocida reside en su capacidad de oxidar la materia. Cuando el O3 es inyectado en agua,  ejerce su poder oxidante mediante dos mecanismos de acción:

– Oxidación directa de los compuestos mediante Ozono molecular.

– Oxidación por radicales libres de hidroxilo (OH)

Desinfección de agua con Ozono

El ozono es un gas con gran poder de oxidación y por ello desinfectante, incluso es capaz de destuir las esporas de Bacilus subtilis, la forma más resistente de los microorganismos.

Por sus características, el ozono cumple con los requisitos de un biocida ideal para el agua: es efectivo frente a un amplio rango de microorganismos; actúa rápidamente a bajas concentraciones y en un amplio rango de pH; no causa deterioro en los materiales; tiene un bajo coste; es seguro, fácil de transportar, manejar y aplicar y puede descomponerse fácilmente sin dejar sustancias peligrosas que puedan perjudicar la salud y el medio.

Su elevada capacidad para destruir microorganismos como bacterias, virus y olores, junto con su inocuidad, lo convierten en una valiosa herramienta para alcanzar los niveles más altos de desinfección.

Así pues, el uso de ozono en los depósitos de agua es recomendable a la hora de evitar la proliferación de microorganismos en los conductos de agua, entre ellos la Legionella.

El ozono presenta una serie de ventajas importantes frente a la acción, el manejo, la peligrosidad y la eficacia de los agentes químicos utilizados habitualmente en la desinfección de agua. Estas ventajas principales son:

  • EL OZONO TIENE GRAN CAPACIDAD DESINFECTANTE, eliminando tanto bacterias como hongos y sus esporas. Efectivo frente a gran número de microorganismos a bajas concentraciones, en un rango amplio de pH (6-9) y sin efecto inhibidor reversible en enzimas
  • LOS GENERADORES DE OZONO SUPONEN UNA REDUCCIÓN EN EL USO DE ENERGÍA: la acumulación de biocapa favorece la deposición de minerales, apareciendo así las incrustaciones. Esta gruesa capa puede acumularse en los intercambiadores de calor dificultando el proceso de refrigeración, necesitándose así un mayor consumo de energía para que éste tenga lugar de manera correcta. Mediante la utilización de ozono se ha llegado a mejorar hasta en un 20%, el proceso de refrigeración.
  • EL USO DE OZONO SUPONE UN AHORRO DE AGUA: un tratamiento con ozono permite ciclos de concentración mayores, es decir: el agua de la torre puede permanecer más tiempo en circulación sin necesidad de purgas. Esto es debido a que el ozono, al descomponerse rápidamente, contribuye en menor medida a la carga mineral del agua en circulación. También se produce una reducción de consumo de agua al no tener que utilizarla para el proceso de dilución de los vertidos procedentes de la torre, ya que el ozono se descompone sin dejar residuales perjudiciales.
  • FACILITA EL MANTENIMIENTO DE LA TORRE, al ser el ozono tan efectivo en la destrucción de la biocapa y en la prevención de incrustaciones, el mantenimiento en cuanto a la limpieza manual de la torre y sus componentes se hace menos necesaria. Esto supondrá otro ahorro en los costes asociados al buen mantenimiento y funcionamiento de una torre de refrigeración.
  • GENERADORES DE OZONO: CONTRIBUYEN A LA PREVENCIÓN DE RIESGOS,  al eliminar los factores de riesgo presentes en los tratamientos químicos de desinfección originados por la toxicidad del producto, ya que no se alcanzan niveles por encima de los mínimos regulados y no se originan subproductos. Asimismo, sugeneración in situ hace innecesaria la manipulación, almacenaje o transporte.
  • OZONO: VENTAJAS AMBIENTALES: los subproductos generados en la descomposición del ozono no suponen un riesgo para la salud, y además puede convertir moléculas potencialmente dañinas en compuestos menos tóxicos.
  • OZONO Y SUS VENTAJAS ECONÓMICAS; además de las que todo lo anteriormente expuesto reportan, el uso del ozono supone la supresión de los consumibles químicos y energéticos que necesitan los métodos químicos y físicos; el ozono también implica la reducción del esfuerzo de mantenimiento (limpieza manual) al eliminar la película biológica y prevenir incrustaciones.

Los tratamientos con ozono reducen los accidentes laborales y ambientales, hacen que se pueda prescindir de locales aptos para el almacenaje de productos químicos tóxicos y evita el problema de gestión de envases.

Una diferencia sustancial del ozono frente a otros desinfectantes utilizados para la prevención de legionella, es que el ozono elimina las amebas (capaces de hospedar a bacterias parasitas como la legionela), cumpliendo así  un requisito imprescindible en los tratamientos de Prevención y Control de la Legionelosis.

Desde el punto de vista legal cumple con la Directiva Europe de Biocidas y con la transposición Española RD/140 sobre tratamientos de aguas potables y con el RD/865 de Prevención y Control de la Legionelosis.

I+D+i

http://cosemarozono.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *