Ozono y Acido Ascorbico

OZONO Y ÁCIDO ASCÓRBICO

 

Esta vitamina es muy sensible a diversas formas de degradación.

Entre los numerosos factores que pueden influir en los mecanismos degradativos se pueden citar la temperatura, la concentración de sal y azúcar, el pH, el oxígeno, las enzimas, los catalizadores metálicos, la concentración inicial de ácido y la relación ácido ascórbico – ácido dehidroascórbico (su forma oxidada). Todos estos factores están relacionados con las técnicas de proceso y con la composición del producto que se procese. Su oxidación en contacto con el ozono será muy rápida como es lógico pensar por su capacidad antioxidante. Además reacciona rápidamente con los ozonidos resultantes  de las reacciones del ozono y con el propio oxígeno.

La vitamina C es un necesario cofactor biológico de numerosas enzimas que poseen importantes funciones metabólicas en nuestro organismo, relacionadas con la formación de moléculas de colágeno (esencial en el tejido conjuntivo), con la biosíntesis de la carnitina (necesaria para el aprovechamiento energético de los lípidos), con la obtención de la noradrenalina (una hormona y, a la vez, un neurotransmisor), con la absorción y el almacenado metabólico del hierro, así como con otras muchas más. El ácido ascórbico, es un eficaz antioxidante destructor de bastantes radicales libres oxigenados, participantes en los procesos de envejecimiento celular y constituyentes del origen de muchas enfermedades degenerativas, malignas y cardiovasculares. Entre esos radicales se encuentran el anión superóxido, los radicales hidroxilo, peroxilo, tiilo, oxisulfuro, nitróxido y otros. También puede contrarrestar a otras especies reactivas oxigenadas no radicales, como el oxígeno singlete, ácido hipocloroso, ácido peroxinitroso, ozono y agentes nitrosantes.

Todo ello conduce a los diversos efectos favorables del ácido ascórbico: a) inhibición en los lípidos del plasma y en las lipoproteínas de las peroxidaciones ocasionadas por los efectos activantes de las infecciones o de los componentes del humo del tabaco; b) disminución de la oxidación natural y de la provocada de las moléculas de hemoglobina, nuestra preciosa proteína sanguínea portadora del oxígeno necesario para el metabolismo de nuestras células; c) eliminación de peligrosos oxidantes como el agua oxigenada, presente en algunos tejidos animales; d) mejora de la función vascular en pacientes con enfermedades vasculares; e) protección del tracto respiratorio contra los contaminantes del aire, y otras muchas posibilidades semejantes

Puesto que es un poderoso oxidante, el ozono influencia el metabolismo a diferentes niveles. Sus efectos terpéuticos están debidos a sus propriedades bioquímicas.
Su diferente afinidad por los diferentes sustratos da origen está a la base a los mecanismos de protección del organismo contra los efectos negativos del ozono; por ejemplo, hay una notable afinidad para el péptido glutation (GSH) que se el enzima GSH-peroxidasis convierte en la forma disulfidica. El GSH oxidado vulve a reducirse por el ’enzima GSH-reduttasi.

I+D+i

http://www.cosemarozono.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *