Enfermedades en Guarderías

Enfermedades en guarderías:

Los contagios que se producen en las guarderías y escuelas infantiles entre los niños como consecuencia de un ambiente cargado y la forma de eliminar o reducir esos contagios de enfermedades son una de las principales preocupaciones de padres, profesores y responsables de los centros educativos.

Enfermedades en las guarderías y  escuelas  infantiles:

Existen dos problemas derivados del “hacinamiento” o aglomeración de muchos niños en espacios reducidos como las aulas.

1.- Los malos olores por un ambiente cargado, lo que es desagradable para los niños, debido principalmente al dióxido de carbono de la propia respiración de los niños. Además, en una escuela infantil los niños corren, juegan, se divierten y eso hace que suden, lo que provoca ese ambiente cargado por la falta de ventilación.

2.- Por otra parte, y aún más preocupante, está el incremento del número de contagios de enfermedades, tanto comunes de toda la población, como aquellas ligadas a la edad infantil.

En las guarderías, el origen de estos dos problemas es la contaminación ambiental, que genera enfermedades y contagios en los niños, así como  en parte del personal docente .  Como decimos, esta contaminación microbiológica tiene como principal consecuencia los contagios de enfermedades entre los niños. Todos los padres ven cómo, en el primer año de guardería, sus hijos cogen todo tipo de enfermedades comunes (gripe, catarro común, etc.) así como las asociadas a las edades infantiles (varicela, paperas, sarampión, etc.)

EL OZONO ELIMINA EL MAL OLOR, EVITA EL CONTAGIO ENTRE NIÑOS Y DESINFECTA SUPERFICIES POR SUS PROPIEDADES DESODORIZANTES Y BACTERICIDAS

¿Cómo se producen esos contagios entre niños? En los centros educativos el aire interior se convierte en transmisor de microorganismos. Cuando los niños expulsan pequeñas gotitas por su nariz, estornudan o hablan, los gérmenes son expulsados al exterior, donde permanecen flotando en el aire.

Estas gotitas expulsadas de las vías respiratorias son como el polvo, siendo transportadas por el aire durante los periodos de actividad con el movimiento o trasiego de niños. De esta forma, los gérmenes pueden pasar fácilmente de unos niños a otros, utilizando como medio el aire de las aulas. Si a este hecho se le suma lo mencionado anteriormente sobre la aglomeración o agrupamiento de niños en permanente contacto físico, las probabilidades de contagio son altísimas.

No obstante, es importante mencionar que no sólo se transmiten los gérmenes por el aire, sino que los niños, que son muy curiosos y  están ansiosos por descubrir cosas nuevas, disfrutan tocando las paredes, el suelo, y objetos (tanto juguetes como otros diferentes) que son fuentes vivas de microbios, contribuyendo así a generar nuevas enfermedades en guarderias de forma continua.

Beneficios del uso de ozono en centros educativos:

El ozono tiene varias propiedades muy importantes que favorecen la eliminación de la contaminación ambiental, con lo que disminuye de forma drástica el número de contagios:

  • Acción bactericida: la acción altamente bactericida del ozono queda fuera de toda duda gracias a las muchas experiencias que sobre esta aplicación se han realizado. El científico Pasteur, dijo en una ocasión que “con el aire respiramos la mayor parte de nuestras enfermedades; en contacto con el ozono los microbios son quemados y las toxinas destruidas”. El ozono actúa con gran eficacia frente a bacterias, virus, hongos, e incluso elimina las esporas producidas por determinados microorganismos.
  • Acción desodorizante: la acción desodorizante del ozono no es debida simplemente al efecto de camuflaje del olor (como la de los ambientadores), sino que se trata de una verdadera destrucción química de éste. A causa de la propiedad desodorizante, el ozono favorece la consecución de un ambiente más saludable y limpio.

Empleando el ozono en guarderías, colegios y escuelas infantiles, se conseguirá, por una parte, eliminar el mal olor existente en aulas, aseos, cuartos y habitaciones y, por otro, una gran desinfección de aire y superficies, evitándose en gran medida la prevalencia de enfermedades al evitar el contagio entre los niños.

Como añadido, diremos que en el caso de que finalmente se hubiera manifestado la enfermedad, el ozono puede suavizar sus síntomas; de hecho, el ozono se utiliza con mucho éxito en diversas aplicaciones en el campo de la medicina. De este tema hablaremos más adelante en otro artículo.

4 comentarios en “Enfermedades en Guarderías

  1. @Lola: Hola Lola, gracias por tu comentario.
    Por favor, para poder ayudarte dime ¿en que ciudad vives o bien quieres llevar a tu peque a la guarderia?
    Tenemos varias guarderias o escuelas infantiles en Madrid, Barcelona y Andalucia.
    Un saludo

  2. Yo sufrí bastante con mis niños el primer año de guardería, estaban enfermos día sí día no.
    Deberían exigir ozono por ley o bien un plan de desinfección e higiene ambiental.
    Ojalá éste sea un objetivo del gobierno o al menos de los responsables de guarderías y escuelas infantiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *