Ozono y Trihalometanos.

Ozono y Trihalometanos en aguas potables:

El  ozono se conoce y usa en el tratamiento del agua potable en muchas ciudades europeas y del resto del mundo hace más de  90 años,aunque su uso  como desinfectante en la industria del agua no está muy difundido.

Las estadísticas no son muy fiables, pero probablemente lo usan menos de un 1 por ciento de las plantas de tratamiento de agua en el mundo.

La principal razón de su poco uso son los costos de instalación, obra civil y máquinas de ozono.

Comparado con el cloro u otros productos de origen químico resulta, en principio, más caro, lo que explica porqué su uso no se ha difundido a pesar de ser el más eficaz y ecológico desinfectante conocido, ya que la industria del tratamiento de aguas siempre ha intentado proveer agua potable al menor coste posible.

La legislación europea de biocidas, en especial  para tratamientos de aguas potables, así como la situación actual  están cambiando muy rápidamente para garantizar la salud de sus habitantes . Los reglamentos para los subproductos de la desinfección en  España  y Europa, y las pautas de organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, obligan a las empresas de  gestión de agua a reducir los trihalometanos en el agua final, lo que en muchos casos hace imposible el uso continuo del cloro y debe utilizarse  obligatoriamente el ozono como desinfectante. Este hecho, junto con la insistencia por parte de los consumidores de recibir agua potable sin sabor ni olor recomienda el uso del ozono, ya que éste no sólo desinfecta, sino que también reduce el color y olor del agua mediante la eliminación de sustancias orgánicas que se encuentran  disueltas en ella procedentes de procesos para uso humano.

Una planta de ozonización bien diseñada, con la concentración de ozono idónea y con la dimensión necesaria, produce un agua más saludable, insípida, incolora y  con todas las garantías de ausencia de olores.

El descubrimiento del ozono:

– 1785: Martinus van Marum describe un olor característico en una máquina electrostática.

– 1801: Cruikshank percibe el mismo olor en un ánodo.

– 1840: Schoenbein denomina a la sustancia ozono, del griego “ozein” que significa “heder, oler”.

– 1857: Werner von Siemens diseña el primer ozonizador o generador de ozono , de tipo dieléctrico, cilíndrico.

– 1893: Se construye la primera planta de tratamiento de agua con ozono en Holanda, en la localidad de Oudshoorn

– 1906:  En Niza, Francia, se construye la planta Bon Voyage; considerado “lugar de nacimiento de la ozonización en una planta de tratamiento de agua”.

En  Estados Unidos, antes de 1980 existían menos de 10 plantas; en 1995 su número llegaba casi a 100 y más de 50 se encontraban en la etapa de diseño o construcción… En la actualidad, en Europa funcionan  cientos  de plantas de tratamiento de agua con ozono.

En España, los nuevos reglamentos para la calidad del agua potable (el RD/140 de tratamientos de agua potable), y en particular la preocupación por los subproductos de la desinfección con cloro, como los trihalometanos, hacen que el uso de este desinfectante ya no sea una opción. Además, la inactivación de virus y otros microorganismos como el Cryptosporidium requeriría altas dosis de cloro que causarían mayores concentraciones de subproductos. Por consiguiente, la elección ideal es un desinfectante potente con bajos niveles de subproductos, sin residuos tóxicos. Comparado con otros desinfectantes como el cloro, la cloramina y el dióxido de cloro, el ozono es el desinfectante más potente y también el de más rápida acción y menor residual.

Existen cinco elementos clave  en una planta de tratamiento por ozono para aguas potables:

1.El generador de ozono.

2. El generador o concentrador de oxígeno.

3. El mezclador de ozono, reactor de transferencia o cámara de contacto ozono gas-agua, que favorece la mezcla continua gas-agua para conseguir una concentración de ozono idónea.

4.  El destructor  térmico o catalítico de ozono residual.

5. Analizador y sensores de ozono residual en el interior del cuarto de máquinas de ozono.

Un comentario en “Ozono y Trihalometanos.

  1. Respecto a la inactivación de otros microorganismos que necesitan una mayor cantidad de cloro para ser eficaz se publican estudios como el llevado a cabo recientemente por La microbióloga de la University of New South Wales Jacqueline Thomas y que centró su investigación en aquellas amebas que pueden facilitar el crecimiento de patógenos en el agua potable; ésto es importante porque al sobrevivir al cloro y permitir que las bacterias como Legionella spp crezcan dentro de éllas elevan los riesgos de brotes de legionelosis aún en instalaciones tratadas según legislación, ya que en los cultivos tendríamos buenos resultados porque la bacteria ¡está fuera del agua!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *